Otros saberes en otros lugares y tiempos

Otros saberes en otros lugares y tiempos

Jugar, pasear, leer aventuras, ayudar a cocinar, ver películas, disfrutar el tiempo libre...suspensión de obligaciones, trabajos, estudio sistemático, ese dulce hacer nada o, hacer mucho pero sin apuros, con espacios para la contemplación y la reflexión.

Las familias reorganizamos tiempos y espacios en vacaciones, pero, cómo “entretener” a los más chicos, quizá pensando también en disfrutar nosotros mismos.

Por ejemplo otorgando al artículo del hogar más polémico otro sentido y dimensión: mirar juntos TV; pensar, a partir de lo que sostiene la especialista en medios Rosana Morduchowicz, que “A mí la Tele me enseña muchas cosas”, poder despejar prejuicios, estereotipos y representaciones del lugar que ocupa o puede ocupar la TV en la socialización de las nuevas generaciones. Lo importante será contar con estrategias para entrenar la mirada.

Seguramente compartiremos que los medios masivos posibilitan compensar muchos déficit de acceso a la cultura acercando vivencias de otros pueblos en diversos lugares y épocas, deportes, arte, cocina, vida silvestre, animales salvajes, biodiversidad. Divertirse, entretenerse, emocionarse, asombrarse son parte de sus experiencias cotidianas. Múltiples actividades de placer y fuentes de información, que influyen en la manera de percibir la realidad, nos llegan por los medios. Pero, más allá de la emotividad, será tarea de los adultos lograr rupturas, analizar secuencias, advertir sobre tramas, imágenes, intencionalidades. Superar la fuerte familiaridad de los mensajes, interrogar, cuestionar, confrontar con la propia realidad.

El propósito en parte es potenciar la educación, la comunicación incluyendo la cultura popular y relacionando con la vida cotidiana. Es importante para ello ampliar el campo de géneros y producciones a que los chicos acceden: documentales, ficción, publicidades, noticias, llamando la atención sobre modelos sociales vigentes, valores, estereotipos, propuestas de consumo abiertas o solapadas. También tramas, historias, personajes, formas de los relatos, escenarios, códigos, colores, planos, movimientos, objetos, sonidos, climas musicales, efectos, lenguaje audiovisual.

Actualmente contamos con propuestas pensadas para niños y jóvenes, Canal Encuentro y Pakapaka conforman segmentos que aseguran calidad, variedad y preocupación por la formación de televidentes críticos, los protagonistas del contenido son los usuarios. Muchas producciones cinematográficas, más allá de las usuales de Hollywood, van también en este sentido.

Otras formas de disfrute del tiempo libre se emparentan con los recorridos, visitas, paseos. Muchas zonas de nuestros pueblos y ciudades nos resultan desconocidas o por muy naturalizadas distantes de nuestra atención.

Así, plazas, parques, calles y edificios antiguos, campos sembrados, arboledas, frutales, montecitos, paredones con murales, museos regionales, estaciones de ferrocarril recuperadas, paseos en tren o colectivos a barrios o pueblos poco frecuentados podrán ser espacios abiertos a la curiosidad.

Entonces, un canasto con la merienda, cámara de fotos y ganas de descubrir cosas nuevas, o mirar nuevamente con ojos de novedad, sin apuros, aprovechando estas caminatas sin tiempo para contar a los niños nuestras vivencias en vacaciones de otras épocas; ellos se ríen, se asombran de lo que “no había”, de las modas, las costumbres, pero a la vez tejen con hilos del recuerdo ciertas tradiciones, una idea del tiempo no solo presente, se acercan a otras infancias. Y, que lindo, poder todos recuperar otro tiempo para estar juntos, “hacer fiaca” apostando al placer de romper ciertas rutinas, sin tanta tentación al consumo, escapando de los recorridos habituales, las ofertas empaquetadas, las propuestas fast food.

Publicado el:

viernes 14 de diciembre de 2012

Autor:

  • Carolina Stang

Tipo de Recurso