La Web 2.0. Hacia la democratización de la Red

Este artículo recorre brevemente el concepto de Web 2.0, exponiendo sus características más sobresalientes y delineando sus principales alcances en tanto hecho tecnológico y social que signa nuestra contemporaneidad.

Con el surgimiento de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) y su vertiginoso desarrollo, nuestros espacios de inserción, nuestras relaciones y nuestras prácticas sociales, se transforman diariamente de manera considerable.

La cultura, la política, la economía se sirven hoy de las particulares aplicaciones que estas tecnologías digitales ofrecen para comunicar, informar, gestionar, producir, consumir.

Por su parte, la educación no ha permanecido ajena a estos cambios y, paulatinamente, también los ha ido incorporando a sus tradicionales sistemas de enseñanza.

Y es que sin dudas, la llegada de estas novedosas tecnologías así como también la difusión de Internet, han configurado un revuelto escenario donde el replanteo de prácticas pedagógicas fundadas en otros tiempos y para otros sujetos, se ha vuelto ineludible.

Aunque no exentas de controversias respecto de las bondades y los males que medios y tecnologías introducen en las escuelas, las instituciones educativas y los sujetos que las habitan han ido encontrando marcos para su abordaje, comprensión y apropiación.

En este convulsionado proceso, han sido quizá las aplicaciones brindadas por la denominada Web 2.0 las que se han incorporado (o colado) con menores resistencias a la vida educativa y escolar.

Vicisitudes de la Web 2.0

La Web 2.0 ha implicado, básicamente, una nueva forma de pensar e interactuar con y en la Red.
En el año 2004, Dale Dougherty –integrante de la empresa O´Reilly Media, editorial norteamericana orientada a la publicación de libros sobre programación informática—utilizó por primera vez el término Web 2.0 mientras desarrollaba una conferencia referida al renacimiento y evolución de la Web.

Desde entonces, se recurre a dicha expresión para nombrar genéricamente al conjunto de conceptos, tecnologías, aplicaciones y servicios Web donde los contenidos pueden ser producidos, publicados y compartidos por los propios usuarios.

Al intentar comprender qué es la Web 2.0 resulta inevitable suponer la existencia de una Web 1.0 de la cual devendría esta nueva Web social; tal como la llaman algunos autores interesados en destacar el carácter participativo y colaborativo que ésta promueve en los usuarios.

Atendiendo a esta distinción conceptual –que es fundamentalmente una diferenciación tecnológica—podemos decir que la Web 1.0 es la Web tradicional, es la web que todos conocemos y de la que todos, en mayor o menor medida, hemos sido usuarios como visitantes de sitios pensados, creados, editados y publicados por otros. Y es justamente en la posibilidad de romper con esta barrera de la unidireccionalidad donde radica el gran valor y el alto potencial de la Web 2.0. Este modelo de Red pone a nuestra disposición herramientas y plataformas fáciles de usar, desdibujando así los límites entre quienes elaboran contenidos y quienes los consultan.

Es en este sentido, que la Web 2.0 representa ante todo una certera democratización en el acceso a la publicación masiva de ideas, pensamientos, sentimientos. Actualmente cualquiera puede acceder en forma gratuita a un gestor de contenidos, publicar imágenes o subir videos.

Pero, ¿De qué manera es esto posible? ¿Qué adelanto subyace a esta transformación tecnológica en la que se sustenta una incipiente revolución socio-cultural?

Una explicación exhaustiva de las dimensiones técnicas que habilitan este profundo cambio, excede los propósitos de este artículo; principalmente porque ello volvería necesario adentrarse en especificaciones de programación informática que poco aportarían a la comprensión de los alcances e implicancias que esta nueva web tiene tanto en nuestra vida personal como en nuestro quehacer educativo.

No obstante, consideramos esencial señalar que este salto cualitativo entre la Web 1.0 y la Web 2.0 ha estado, en gran medida, impulsado por la creación de un lenguaje de programación denominado XML. A diferencia del HTML –complejo lenguaje utilizado por la Web 1.0— este nuevo formato de texto para el intercambio de datos puede procesar la información con mucha más facilidad, haciendo entonces que cualquier persona que no sepa nada sobre programación pueda igualmente publicar y compartir contenidos.

Herramientas para gestar la nueva Web

El Departamento de Etnografía Digital de la Universidad Estatal de Kansas, EE. UU, ha elaborado un valioso material audiovisual denominado «The Machine is Us» (La Máquina somos nosotros) el cual, a la vez que expone claramente el cambio tecnológico arriba mencionado, constituye una provocadora interpelación a reflexionar sobre nuestra actitud hacia esta tecnología y el potencial que ella pone a nuestro alcance.
4 minutos bastan para movilizar el pensamiento y ampliar el conocimiento.

Tal como se muestra en el video, la infraestructura de la Web 2.0 se organiza a partir de nuevas tecnologías que facilitan, por un lado, la publicación de información y, por otro, permiten su automático intercambio con otros sitios Web.

En la base de estos cambios radica por una parte, la actualización de los sistemas de gestión de contenido (Content Management Systems, CMS) los cuáles hoy permiten que una persona no idónea en el ámbito de la programación pueda, no obstante, gestionar sus contenidos mediante una herramienta de uso sencillo como un blog, wikis, repositorios de videos o las redes sociales.

Por otra parte, esta tecnología 2.0 ha evolucionado al punto de crear microformatos estandarizados que hacen posible compartir de manera automática la información publicada en otros sitios Web. La conocida sindicación de contenidos bajo el formato RSS (Really Simple Syndication) es una de estas tecnologías que permite acceder, de forma rápida y sencilla, a fuentes de información que aparecen en otros portales.

Es particularmente la referida sencillez para crear, enlazar, editar y publicar contenidos en la web, así como también la facilidad para compartir información –y diferentes tipos de ella: fotos, artículos, trabajos, videos, enlaces—aspectos que han revestido a la Web 2.0 de un especial interés para ser usada con fines pedagógicos.

La web 2.0 nos proporciona entornos de publicación sencillos y de fácil acceso. Como señala Henry Jenkins, un aula con una computadora es un aula con una radio, un noticiero, un canal de televisión, un periódico. Las computadoras pueden servir para filmar, tomar fotografías, editar las imágenes, mezclarlas con textos; y la nueva internet nos permite hacer públicos esos trabajos.

¿Por qué no utilizar estos formatos para trabajos prácticos, proyectos y evaluaciones, y brindar a los alumnos y alumnas competencias comunicativas multicanales?

Pensar en el mundo digital como un entorno de publicación, ubica a los estudiantes en un lugar activo en el proceso de aprendizaje, en el que se exigen procesamientos de la información altamente productivos y se promueve el desarrollo de competencias imprescindibles como la crítica, las prácticas de lectura y escritura, el trabajo en equipo y la ciudadanía digital.

Hoy todos pueden ser productores de contenido y esto le da a la escuela la convocante tarea de convertirse en un espacio para la creación colectiva.

CABERO ALMENARA, Julio (2001) Tecnología Educativa. Diseño y utilización de medios en la enseñanza, Ed. Paidós, Barcelona

LARA, Tíscar (2006) Uso Educativo de los Blogs, disponible en http://www.tiscar.com

PEÑA, I., CÓRCOLES , C.P., CASADO, C. (2006) El Profesor 2.0:docencia e investigación desde la Red, UOC Papers N° 3, Revista sobre la Sociedad del Conocimiento

Publicado el:

martes 21 de noviembre de 2017

Autor:

  • Celina Morisse

Nivel:

  • Primario
  • Secundario

Área Curricular

  • Lengua y Literatura

Temática

  • TIC

Tipo de Recurso

  • Artículo

Competencias digitales

Competencias digitales

Buscar, seleccionar y organizar, son las tres competencias digitales básicas para trabajar con la información disponible en Internet. Utilizando la herramienta Popplet, como organizador de datos, presentamos un mapa mental que recorre estas tres instancias.

Para no perdernos

La cantidad y diversidad de materiales disponibles en Internet, requiere conocimientos sobre sistemas de búsqueda de datos y habilidades específicas para su uso. Esto también exige capacidades de selección y valoración de la información ya que, a diferencia de las fuentes informativas más tradicionales, es necesario legitimar la información que se encuentra en la red. Una vez cumplidos estos pasos es necesario estructurar los datos y para ello podemos usar distintas técnicas de organización de la información, de acuerdo a los contenidos y a los objetivos de trabajo.

En este popplet –mapa mental 2.0– repasamos las tres competencias digitales básicas: buscar, seleccionar y organizar. Partimos de un multimedia que explica de un modo sencillo cómo operan los servicios de búsqueda y punteamos tres aspectos básicos para hacer las búsquedas más eficaces. Luego, sugerimos algunos criterios a tener en cuenta para la selección de la información y, finalmente, apuntamos al uso de organizadores gráficos para estructurar los datos.

Publicado el:

lunes 22 de agosto de 2016

Autor:

  • Ana Clara Nicola, Paula Kindsvater

Área Curricular

Temática

Muchas nueces y poco ruido: Internet y la tarea docente

Muchas nueces y poco ruido: Internet y la tarea docente

Un artículo para reflexionar en torno a la verdadera apropiación de Internet en nuestras prácticas educativas, en el que se exploran algunas propuestas que pueden enriquecer e innovar los procesos de enseñanza-aprendizaje.

Vamos a afirmar algo que puede ser largamente discutido: Internet cuenta con una cantidad enorme de recursos para enriquecer la enseñanza y los aprendizajes que aún no aprovechamos en toda su potencialidad. Por alguna razón, o por varias, todavía hoy, a casi una década de la irrupción masiva de Internet en nuestro país, el sistema educativo -quienes lo conformamos- no hemos realizado una apropiación realmente superadora de esta fenomenal innovación técnica que ha alcanzado altísimos niveles de impacto económico, cultural, comunicacional, perceptual y cognitivo, que no se han trasladado aún con espontaneidad ni naturalidad a los procesos de enseñanza y de aprendizaje en nuestras escuelas. No proponemos aquí discutir el punto, sino por el contrario, sugerir algunos usos, servicios, posibilidades, recursos a los que podemos acceder fácilmente si nos animamos a entrar, probar y superar algunos prejuicios, resistencias o ignorancias que aún guardamos con la llamada red de redes.

Vamos a afirmar una segunda cuestión (que jamás podrá ser comprobada), para ir orientando el sentido de lo que estamos insinuando: si Celestine Freinet viviera sería blogger. O mejor dicho: hubiera aprovechado al máximo las posibilidades expresivas y comunicacionales de Internet para la producción (en este caso multimedia, hipertextual) del clásico Libro de la vida con sus alumnos, aquella iniciativa que permitía situar el aprendizaje en un plano más contextual y concreto de los chicos a quienes les ofrecía una experiencia de escritura y producción no para el cuaderno individual, sino para comunicarlo, para compartirlo.

La cuestión es, seguramente, más sencilla de explicar que de implementar en el aula. En realidad, hay una cuestión, si se nos permite, “epistemológica” (lo decimos como metáfora) que aclarar, que despejar, muy vinculada al corazón de las prácticas que conforman los tipos de uso que solemos hacer de Internet como docentes: más que una biblioteca (y mucho más interesante que eso), la web es un espacio para hacer cosas, para participar, expresarnos, comunicarnos; y sobre todo, dejar y promover que nuestros alumnos lo hagan.

Muchos mitos y pocas buenas ideas para el aula hay construidas acerca de la idea de Internet como una gran biblioteca. Lo más seguro es que no sea ninguna gran biblioteca porque la metáfora es más parecida a la del océano de información que a la de una sala con estanterías ordenadas y volúmenes catalogados y hasta un señor o señora que nos trae a la mano lo que solicitamos. Lo cierto es que en Internet abunda la información y en segundos podemos encontrar muchas cosas sobre lo que estamos buscando, tantas que el problema pasa a ser otro: no hace mucho, antes de Internet, el problema era las dificultades de acceder a la información, ahora es la sobreabundancia. ¿Entonces? Entonces las todavía utilizadas actividades de “Buscar para mañana en Internet información sobre el 25 de mayo” son, evidentemente, consignas poco interesantes y aportan poco, por no decir nada, al aprendizaje. O su versión un poco más pretenciosa: “hacer una monografía sobre el 25 de mayo”, alentando sin querer eso que tanto nos enoja de nuestros alumnos que es el “vicio” de cortar y pegar.

Lo cierto, además, es que el problema del acceso a la información, de la falta de criterios que creemos (con más o menos razón) tienen nuestros alumnos para identificar la calidad o la credibilidad de la información , para ejercitar una actitud crítica, de saber encontrarla y reutilizarla en forma productiva y con ética respecto a la autoría, no es un problema que se circunscriba a las tareas escolares que queremos que hagan-; es un problema de la vida de cada uno desde el punto de vista personal y colectivo y está directamente vinculado a la construcción de ciudadanía y de oportunidades. Desde la escuela tenemos no poco que hacer al respecto.

Hagamos un breve recorrido por los recursos más conocidos y de fácil acceso para intentar aprovechar Internet de la mejor manera posible:

Blogs. En forma gratuita y en menos de un minuto cualquier usuario de Internet puede crear un blog, cuya traducción más usual es la de bitácora, un cuaderno de anotaciones. Lo interesante es la posibilidad que brinda de explotar distintos lenguajes muy fácilmente, y sobre todo, de promover intercambios y participación de varios usuarios y a su vez establecer conexiones con otros blogs o usuarios y formar redes más amplias donde el conocimiento se transforma en un elemento que se construye casi sin darnos cuenta en forma permanente.

Los blogs educativos más usuales son los que las escuelas o los docentes habilitan y sostienen con finalidad pedagógica o institucional. Uno de los peores destinos que puede tener un blog es convertirse en un medio unidireccional que no genere o al menos intente la participación y el intercambio.

Existen diversos sitios para crear y administrar un blog. En su mayoría cada sitio cuenta con guías y manuales que van orientando al usuario hasta concretarlo. El procedimiento es similar al que se sigue para obtener una cuenta de correo electrónico. Entre las opciones que más se utilizan se encuentran Blogger, Bitácoras y WordPress.

Hay muchísimas experiencias en la red para destacar sobre el uso de blogs. Recomendamos Almafuerte digital, el blog de los alumnos de la Escuela Almafuerte de la ciudad de Paraná o Sector 15, sobre energía y medio ambiente, creado por los alumnos de la Escuela Normal Domingo Faustino Sarmiento Nro. 15 de la ciudad de Concordia. Asimismo, en este recurso de @prender se plantea una aproximación al concepto de edublogs.

También podemos encontrar un sinnúmero de iniciativas de periodismo escolar, muchas resultantes de convocatorias, que se pueden resolver con herramienta sencillas como blogs si no se cuenta con un desarrollo propio para tal fin. Aquí se pueden recorrer algunos resultados de una iniciativa como la que señalamos.

Concursos y convocatorias para producir y publicar Navegando un poco, podemos encontrarnos con distintas inicitivas que promueven un uso reflexivo y colaborativo de la web:
– ¿Cómo afecta Internet a tus derechos?: Este año, el Día Mundial de Internet esta dedicado a ver como afecta Internet a los Derechos Humanos. Las Nuevas tecnologías forman ya parte de nuestras vidas y en este nuevo escenario, debemos reflexionar en torno a el derecho a la información, la libertad de expresión, el derecho a la privacidad o la protección de la infancia. Esta es la propuesta de “El muro de los derechos” una de las iniciativas de la pagina oficial del “Día de Internet”.

El Muro de los Derechos constituye una herramienta de participación dónde cualquier persona puede dejar sus impresiones o reflexiones en torno a cómo Internet afecta los derechos fundamentales.
Los más pequeños también fueron convocados para dejar su visión de forma creativa en el concurso “Cuéntame como ves Internet”, en el cual a través de sus colegios podían enviar cuentos, dibujos, y poesías en torno a la temática.

-Chicosyescritores.org: es una propuesta a través de la cual 19 mil niños de habla hispana, asesorados por escritores y docentes generan, comentan e intercambian textos a través de la red.

Si bien en este momento el sitio no se encuentra on line, recuperamos una entrevista que desde @prender le hicimos a Marina Kriscautzky, una de las responsables del proyecto, de la que nos gustó la siguiente frase: “”Cuando un niño escribe y sabe que puede ser leído por otros, escribe con más compromiso”

– www.chicos.net: El equipo de Chicos.net trabaja desde el año 1998 desarrollando proyectos orientados a la difusión de la cultura, la educación y la participación de los niños, niñas y adolescentes. Inició su labor con el portal www.chicos.net que se constituyó muy pronto en un sitio interactivo para niños y pre-adolescentes de habla hispana, visitado por más de 5.000 niños y docentes por día.

“Actualmente, Chicos.net desarrolla diversas iniciativas educativas que incluyen a Internet y los medios tecnológicos como posibilitadores del acceso a información y contenidos de calidad, a la inclusión social y escolar, al derecho a la expresión y participación, y a un uso seguro y responsable de las tecnologías”, explican sus responsables.
Esta propuesta fue distinguida por el premio Mate.ar, reconocimiento a las mejores iniciativas argentinas en la Web.

El Atlas de la diversidad: constituye una innovadora herramienta pedagógica compuesta por una red de escuelas que, gracias a la colaboración mutua, ha generado una de las bases de datos sobre la diversidad cultural más importantes y extensas del mundo. Este portal es un espacio en el que se pretende recoger las particularidades propias de cada lugar a partir del criterio y la visión subjetiva de los participantes, fomentando el trabajo en equipo, el diálogo intercultural y la construcción de conocimientos.

Explotando herramientas TIC como Internet, la geolocalización y las redes sociales, tiene el objetivo de formar un exhaustivo retrato de la diversidad cultural de diferentes países y comunidades lingüísticas y culturales. Las propias experiencias de los alumnos les ayudan a generar fichas y piezas de conocimiento que se ponen a disposición del resto de la comunidad. Estas fichas pueden responder a distintos temas: geografía, literatura, tradiciones culturales, idiomas, instrumentos musicales, arquitectura, gastronomía. A partir de la participación activa de los estudiantes, profesores y familiares se genera una gran biblioteca multimedia vinculada a las diferentes áreas curriculares.

Olimpiadas Nacionales de Contenidos Educativos en Internet: Organizadas anualmente por el Instituto Nacional de Educación Tecnológica (INET), las olimpiadas se desarrollan ininterrumpidamente desde 1996, promoviendo la producción de contenidos educativos en castellano, aptos para ser difundidos por internet, e intensificando la presencia de nuestro país en la comunidad internacional.
Con el fin de estimular la participación de alumnos y docentes en proyectos conjuntos para desarrollar propuestas educativas innovadoras, promoviendo las nuevas tecnologías de la información y la comunicación, los educadores son capacitados como agentes impulsores del uso de herramientas informáticas.

Webquest. Una webquest es una actividad orientada a la investigación, en la que la información para realizarla procede de Internet. Su propuesta se caracteriza por presentar actividades orientadas y guiadas que le permiten al alumno llevar a cabo una tarea específica a través de una serie de consignas establecidas y recursos brindados por el docente. Dichas consignas pueden variar para distintos grupos de alumnos, quienes, en trabajo colaborativo, deberán llegar a un único producto final.

Recomendamos una web donde se pretende orientar en el diseño de webquest, un servicio gratuito para crear webquest , un fichero con muchos ejemplos organizados por área y nivel y varias webquest que elaboramos en @prender: una para trabajar la objetividad de la noticia, otra sobre el Día de la Soberanía Nacional, y otra sobre los pueblos originarios.

Insumos para la tarea docente. Es inagotable todo lo que se puede recomendar, pero a su vez, es imprescible poder ofrecer algún recorte que permita a cada docente iniciar un recorrido personal que seguramente los llevará por los caminos más diversos. Recomendamos en relación a este punto las secuencias didácticas que ofrece Educ.ar para abordar el modelo 1:1, los miles de contenidos educativos digitales que se encuentran en algunos portales educativos oficiales (@prender, educ.ar, educarchile, uruguayeduca, colombiaaprende, a partir de los cuales se pueden sacar ideas y realizar adaptaciones; blogs de pares (como el blog educativo ganador del concurso Educ.ar-Intel 2010) y algunas comunidades virtuales de docentes como la del INFD, Docentes Innovadores, o Aprendiendo Juntos.

Wikis.Por último, y para terminar de dar forma a una selección de sugerencias que no agota la potencialidad de Internet sino todo lo contrario, apenas la insinúa, presentamos el recurso de las wikis, una por demás de interesante -aunque compleja- idea para abordar formas de trabajo realmente colaborativas. La presentamos con este video:

Educ.ar publicó hace algunas años una guía para introducir wikis en el aula que compartimos con ustedes.

Una convicción de @prender sobre el Día de Internet
En el fondo: “el tema” no es Internet en sí mismo, sino la enseñanza, el vínculo que construimos con nuestros alumnos y las experiencias y actividades que les proponemos. Eso sí: en Internet hay un universo de posibilidades, de ayudas, de recursos, iniciativas para que la tarea docente de la enseñanza y la transmisión se vuelva más rica, compleja, atractiva; más motivante y productiva. Aquí hay que decir y repetir algo: no hay tecnología que por sí misma pueda resolver y provocar lo que pueda una buena idea para el aula.
Freinet tuvo la suya y la llevó a cabo, pero requirió de conseguir un aparato de una mecánica compleja y costo elevado como era una imprenta. Hoy, con las netbooks o en el aula informática y una conexión a Internet, tenemos un mundo de posibilidades. Por todo esto, celebramos (el día de) Internet

Publicado el:

viernes 17 de mayo de 2013

Autor:

  • Mauro Alcaraz

Temática

Tipo de Recurso