Episodio 05 | Diálogos entre Melina Masnatta (Chicas en Tecnología) y Luisina Pocay

Episodio 05 | Diálogos entre Melina Masnatta (Chicas en Tecnología) y Luisina Pocay

Luisina Pocay , Bioinformática y Especialista en Enseñanza de la Ciencia y Coordinadora de Ciencia, Tecnología e Innovación Pedagógica del CGE dialoga con Melina Masnatta , cofundadora y Directora Ejecutiva de Chicas en Tecnología, organización que busca reducir la brecha de género en el ámbito tecnológico.

Melina Masnatta es Licenciada en Ciencias de la Educación de la Universidad de Buenos Aires, Magíster y Especialista en Tecnología Educativa y emprendedora social en temas de educación y tecnología con perspectiva de género.

Desde Chicas en Tecnología, motivan, forman y acompañan a través de programas e iniciativas a la próxima generación de mujeres líderes en tecnología. El objetivo principal es que las adolescentes consideren a la tecnología como una aliada para cumplir diferentes propósitos que impacten en sus realidades y comunidades.

¿Qué es Chicas en Tecnología?

CET es una organización sin fines de lucro que nace en Argentina en el 2015 buscando reducir la brecha de género. Al principio pensábamos en cerrar la brecha de género pero después, conforme fueron pasando los años, los temas vinculados al acceso y sobre todo a la perspectiva de género fueron creciendo y fuimos obteniendo otras informaciones. Hoy ya sabemos que no vamos a ver el cierre de la brecha en tecnología, pero sí que podemos trabajar para su reducción, en particular, en todo el ambiente emprendedor tecnológico y no solo en las grandes empresas. Esto es uno de los grandes faltantes, no solo en el mundo sino también en nuestro país.

¿Cómo fue el inicio de Chicas en Tecnología?

Al principio, cuando empezamos a generar esta organización, nos sucedía que no había datos. Entonces comenzamos a generar y profundizar un área propia de investigación, donde nos fuimos dando cuenta de que no solo no había mujeres en nuestros ámbitos más cercanos, sino que también, incluso lo más desafiante, era que no había mujeres eligiendo estas carreras, estudiando estas carreras, lo que conducía a una proyección a futuro muy compleja.

De hecho, organizamos información de todas las universidades y los institutos del país que tuvieran carreras vinculadas a la programación. con cinco años de información, y encontramos el dato de que solo el 16% de las personas que se inscribían a estas carreras eran mujeres. Por lo tanto, también estábamos ahí alertadas de que teníamos que ir un paso antes.

Es decir, enfocarse en las adolescencias. 

Claro, todo lo que hacemos hoy en Chicas en Tecnología es trabajar con adolescentes, para que esas jóvenes decidan que estos espacios son espacios de creación de proyección.

Por otro lado, lo que fuimos aprendiendo a medida que íbamos creciendo, es que no podíamos hacerlo de una manera solitaria sino que necesitábamos articular con diferentes organizaciones, tanto las escuelas secundarias, los municipios, los espacios donde están circulando estas juventudes. Porque también nos pasaba que por un lado las chicas estaban en nuestras propuestas, les encantaba, les atravesaba y querían seguir aprendiendo más o elegían estudiar estas carreras y cuando se acercaban a los institutos de formación o a las mismas universidades, se encontraban con que estos lugares no estaban preparados para recibir adolescentes mujeres. Entonces ahí empezamos a darnos cuenta de que teníamos que trabajar también en conjunto con toda la sociedad.

¿Tuviste algún docente que te haya motivado a desarrollarte en temas vinculados a la tecnología?

En general me pasaba que la matemática me interesaba y, previo al nivel secundario, sentía mucha curiosidad sobre el mundo científico. Pero no tenía posibilidades o también, algunas personas que me educaban, me decían que eso era para señores gordos con pipa o que no era para personas como yo. Y eso fue una pregunta que me llevó a seguir indagando: qué es para mi, qué no es para mi. Cuando alguien es adolescente se va topando con estas frases limitantes, que a veces las decimos todos y no nos damos cuenta de que pueden implicar un desafío muy grande para otras personas. Naturalizamos esas frases. Sucede mucho también cuando vemos publicidades o todo lo que tiene que ver con los medios masivos y naturalizamos todo el tiempo situaciones que no están bien desde el punto de vista de que esto genera una bola expansiva y hace que un grupo de gente quiera o no decidir estudiar en ciertos ámbitos.

A modo de cierre quizás puedas dejarnos algún mensaje para los docentes que enseñan cursos de tecnologías o también para esas niñas y jóvenes que están atando de decidir el futuro en el que quieren desarrollarse.

Con respecto a las personas que educan, creo que la educación, al menos los últimos años, ha tenido que enfrentarse a responder preguntas que ni la sociedad tiene claras. A partir de la pandemia hubo una resignificación sobre la importancia de las personas que enseñan, y creo que las familias empezamos a entender el desafío de educar. Por lo tanto, lo primero es empoderar a este grupo de personas, que no es menor lo que están haciendo, y que, en mi perspectiva, son las profesiones del futuro, porque es lo que no va a poder reemplazar ningún tipo de inteligencia artificial: quien educa es una persona que está siempre acompañando y generando ese andamiaje donde lee al otro y le da la pregunta correcta en el momento correcto. Entonces lo primero es valorizar fuertemente la profesión que crea otras profesiones.

Y lo segundo es darles ese coraje, porque la mayoría, el 70% de las personas que educan son mujeres, entonces también vivimos un proceso de doble estigmatización en muchos sentidos. Somos una mayoría que actuamos como minoría y por eso es importante que también empecemos a valorarnos primero en red y valorarnos también profesionalmente desde este lugar

Lo siguiente, más vinculado a la tecnología, es que me parece clave que las personas que educan tomen un rol activo. Pero eso no significa que sepan programar ni que se les recargue la agenda de acciones o capacitaciones, sino que recuperen las preguntas que tienen que hacer desde el lugar de la educación: para qué estudiás esto, para qué usás tal programa, contame qué estas aprendiendo ahí, con quién estás interactuando en esta red social. Es decir, las preguntas claves y hasta filosóficas de la educación. Ese es un punto nodal porque las personas más jóvenes no es que saben más, sino que tienen menos miedo a equivocarse y eso es algo que debemos tener en cuenta todas las personas.

También desde ahí encontrar una respuesta grande a lo que se viene como mundo, porque si bien la pandemia movilizó y en algún momento encontraremos la vacuna, nos trae nuevos estándares mundiales de lo que es importante.

Y finalmente con el tema de las mujeres jóvenes o las adolescentes es importante también que se vean desde donde están. Siempre decimos una frase en la organización que es casi un mantra: “Donde vos estés con tu tecnología, podés transformar el mundo” y eso es algo empoderador.

Leé la entrevista completa en el archivo adjunto abajo.
Mirá la entrevista en vídeo desde Youtube haciendo click en el siguiente enlace→https://www.youtube.com/watch?v=k_C4cdB5aUE
También podés escuchar el podcast→https://soundcloud.com/contenidos-en-red/episodio05

Descargas

Entrevista a Melina Masnatta (pdf)

Publicado el:

jueves 27 de agosto de 2020

Autor:

  • Portal Aprender

Nivel:

  • Inicial
  • Primario
  • Secundario
  • Superior

Temática

  • Género
  • TIC

Tipo de Recurso

  • Especial / Colección