Dia Nacional de la Juventud

Dia Nacional de la Juventud

Como cada año, este 16 de Septiembre recordamos la "Noche de los Lápices"; el trágico episodio de secuestro y desaparición de militantes estudiantes secundarios por parte de las fuerzas militares de la dictadura cívico militar de 1976-1983.

El 16 de Septiembre es una fecha que, además de haber sido fijada en el calendario escolar por diferentes legislaciones, debe su impulso a quienes la sintieron como propia desde la recuperación de la democracia: los estudiantes.

Este día, que recuerda un hecho represivo conocido como La Noche de los Lápices, trae a la memoria a un grupo de jóvenes estudiantes secundarios que fueron secuestrados por la última dictadura (1976 – 1983) en la ciudad de La Plata.

La fecha es actualmente un aniversario de alcance nacional y el suceso es conocido mundialmente porque en él se sintetizan muchos de los elementos más profundos de las memorias sobre el terrorismo de Estado y porque se trata de un hecho que atacó centralmente a los jóvenes.
Constituye un hito de la memoria social por el valor que tiene para reflexionar acerca de la construcción de esa memoria y sus transformaciones en función de los cambios del presente.

Durante su secuestro, los jóvenes fueron sometidos a torturas y vejámenes en distintos centros clandestinos, entre ellos el Pozo de Arana, el Pozo de Banfield, la Brigada de Investigaciones de Quilmes y la Brigada de Avellaneda. Seis de ellos continúan desaparecidos: Francisco, María Claudia, Claudio, Horacio Daniel y María Clara. Sólo cuatro pudieron sobrevivir: Pablo Díaz, Gustavo Calotti, Emilce Moler y Patricia Miranda. Este episodio, por lo tanto, constituye uno de los crímenes de lesa humanidad cometidos por el terrorismo de Estado.

La mayoría de los jóvenes tenían militancia política. Muchos habían participado durante la Primavera de 1975, en las movilizaciones que reclamaban el BES (Boleto Estudiantil Secundario), un beneficio conseguido durante aquel gobierno democrático y que el gobierno militar de la provincia fue quitando de a poco –subiendo paulatinamente el precio del boleto- a partir del golpe del 24 de marzo de 1976. Por otro lado, buena parte de los estudiantes integraba la UES (Unión de Estudiantes Secundarios) y la Juventud Guevarista, entre otras organizaciones.

Los relatos, las ficciones, las otras reflexiones sobre el tema, nos ayudan a visualizar que la memoria -en tanto objeto de disputa- reclama nuestra activa participación para arribar al piso de verdad y justicia que anhelamos.

Publicado el:

viernes 14 de septiembre de 2018

Autor:

  • Cristina Schwab

Nivel:

  • Secundario

Área Curricular

  • Cs. Sociales y Humanidades

Temática

  • Derechos Humanos

Tipo de Recurso

  • Artículo

Recuperar y reconstruir la memoria colectiva

Recuperar y reconstruir la memoria colectiva

Desde la Secretaria de Turismo y Cultura de la provincia, y el Programa Educación, Derechos Humanos y Memoria Colectiva, ofrecemos la presente producción audiovisual que nos invita a abordar distintos aspectos de nuestra historia reciente.

Este material tiene como objetivo recuperar y reconstruir la Memoria Colectiva a través de la identificación y la señalización urbana de sitios y espacios de la ciudad en los que se imprimió el Terrorismo de Estado ejercido durante la última dictadura cívico-militar, en nuestro país.

En esta oportunidad, ofrecemos un recorrido digital por el Museo Provincial de Bellas Artes Dr. Pedro E. Martínez, en cuyo edificio funcionó -entre 1976 y 1979- un Centro Clandestino de Detención y Tortura (CCDyT). Allí se encontraban las oficinas de la Jefatura de Investigaciones de la Policía de la Provincia de Entre Ríos.

La directora del Museo Provincial de Bellas Artes, Marcela Canalis, relata el proceso histórico de recuperación de este espacio, para convertir el horror en arte. Asimismo, el coordinador del registro Único de la Verdad de Entre Rios, Dr. Marcelo Boykens, puntualiza el estado de los juicios por delitos de Lesa Humanidad cometidos en la provincia.

 

Publicado el:

viernes 16 de marzo de 2018

Autor:

  • Cristina Schwab

Nivel:

  • Primario
  • Secundario

Área Curricular

  • Lengua y Literatura
  • Cs. Sociales y Humanidades

Temática

  • Derechos Humanos

Tipo de Recurso

  • Entrevista

Haciendo Memoria: la Masacre de Margarita Belén

Haciendo Memoria: la Masacre de Margarita Belén

Se conoce así al acontecimiento que implicó la tortura y posterior asesinato de un grupo de detenidos políticos en un operativo conjunto del Ejército Argentino y la Policía del Chaco, ocurrido el 13 de diciembre de 1976.

En realidad se trató de un fusilamiento clandestino que fue disfrazado de enfrentamiento, sucedido en cercanías de la localidad de Margarita Belén, Provincia de Chaco, cuando se realizaba el traslado de los detenidos de Resistencia a Formosa.

Distintos documentos oficiales de la dictadura prueban el alto grado de planificación que tuvo la Masacre. Según los mismos, las víctimas eran presos políticos que habían sido trasladados, el día antes, desde distintos Centros Clandestinos de Detención a la Alcaidía, donde fueron torturados y posteriormente, maniatados y extenuados, fueron trasladados hacia la Ruta 11 y posteriormente ejecutados.

El 16 de mayo de 2011 fueron condenados a prisión perpetua ocho militares: Athos Renés, Ernesto Simoni, Aldo Martínez Segón, Jorge Carnero Sabol, Ricardo Reyes, Germán Riquelme, Horacio Losito y Luis Alberto Patetta , considerados autores materiales de los homicidios. Mientras tanto la investigación judicial continúa con más de veinte imputados, entre colaboradores civiles, funcionarios judiciales, y aún resta resolver la restitución de los cuerpos de los asesinados que permanecen desaparecidos.

Los militantes caídos
Los caídos en la masacre eran jóvenes, militantes sociales y políticos de la Argentina de los 70, comprometidos con un proyecto común de justicia social y luchando por la igualdad y el socialismo nacional y latinoamericano. A pesar de que nunca fueron juzgados, esos militantes fueron masacrados, salvajemente torturados y finalmente fusilados.
El recuerdo de sus vidas está presente en las familias, en los amigos, y en muchos más que apostamos a hacer crecer desde la memoria; porque no hay justicia sin memoria y castigo a los asesinos y a los abusadores del poder.
Ellos son:
Carlos Alberto Duarte, Carlos Alberto Zamudio, LuIs Ángel Barco, Luis Arturo Franzen, Manuel Parodi Ocampo, Mario Cuevas, Néstor, Carlos Sala, Patricio Blas Tierno, Luis Alberto Díaz, Alcides Bosch, Emma Beatriz Cabral, Julio Andrés Pereyra (de quienes se recuperaron sus restos).
Delicia González, Dora Beatriz Noriega, Eduardo Fernández, Fernando Gabriel Piérola (hermano de Maria Luz, hijo de Amanda Mayor), Carlos Enrique Tereszecuk, Ramón Luciano Díaz, Juan Ramón Vargas, Raúl Antonio Méndez, Raúl María Caire, Reynald Amalio Zapata Soñéz, Roberto Horacio Yedro, Tomás Rojas, quienes continúan desaparecidos.

El Monumento
En homenaje a las víctimas, se erige un monumento. Levantado en 1997, es obra del escultor chaqueño Luis Díaz Córdoba. Las figuras, colocadas sobre plataformas, recrean el momento del fusilamiento.
El conjunto escultórico ha logrado transmitir el sentimiento trágico de la matanza, dejando en el sitio el hito que rompe la indiferencia del viajero, recuperando la memoria acerca de las víctimas para las futuras generaciones.
Desde el año 2005 se declaró Monumento y Lugar Histórico Nacional a las esculturas de las víctimas de La Masacre de Margarita Belén, y Lugar Histórico al sitio donde ocurriera la masacre. Al poco tiempo de su construcción, el monumento sufrió destrozos pero posteriormente fue reparado.

Amanda Mayor: Argentina, Dolor y Esperanza
Consideramos oportuno, además, compartir la serie documental sonora sobre el mural “Argentina, Dolor y Esperanza” de Amanda Mayor de Piérola realizado por Ana Schwartz, Noelia Moreyra y Silvana Vesconi, estudiantes de la Licenciatura en Comunicación Social de la Universidad Nacional del Nordeste.
Esta serie, realizada como tesina de grado, se llama Pinceladas de Memoria, y es un homenaje a la artista plástica, madre de uno de los asesinados en la Masacre. Amanda Mayor de Piérola nació en Paraná en 1929, y en su tremenda biografía se puede nombrar su trabajo como muralista, pintora, escultora y escritora; pero sobre todo, fue una mujer tenaz y luchadora por los derechos humanos, ejemplo de transformación del dolor en lucha, y en creación artística como transmisión del saber generacional.

Publicado el:

viernes 15 de diciembre de 2017

Autor:

  • Cristina Schwab

Nivel:

  • Secundario

Área Curricular

  • Cs. Sociales y Humanidades
  • Lengua y Literatura

Temática

  • Derechos Humanos

Tipo de Recurso

  • Artículo

Juventud y Militancia: Proyecto político popular generacional

Juventud y Militancia: Proyecto político popular generacional

En el marco de la conmemoración de “La Noche de los Lápices” el Programa “Educación, DDHH y Memoria Colectiva” del CGE, se propone contextualizar la participación política de jóvenes en los años 70, sugiriendo materiales para posibilitar la indagación y comprensión de la temática.

Los años ´70 fueron años de retos, transgresiones, experimentación, compromisos entusiastas, sensibilidad social, expectativas de cambios radicales en las relaciones sociales e institucionales, de censuras e irrupciones. Años cargados de tensiones, matices y contradicciones. No se trata de encarar la lectura de aquella época desde la nostalgia o el mito, sino más bien de indagar lo que tiene para decirnos hoy y cómo podemos interpretarla.

Desde el Programa “Educación, DDHH y Memoria Colectiva” proponemos contextualizar la aparición de los jóvenes en la escena política y su activa participación que caracterizó la década de los ´60 y de los ´70; período en el que transcurrió la militancia de muchos estudiantes secundarios y algunos de los cuales pasaron a la historia por el hecho conocido como “La Noche de los lápices”, o en nuestra provincia “La noche del mimeógrafo”.

En aquella etapa que tuvo como final una bestial e inédita violencia ejecutada desde el mismo Estado, la participación de los jóvenes estaba centrada en el rechazo al orden imperante. En las filas de ese nuevo actor social llamado juventud; adolescentes de 13, 15, 18 y 20 años vivieron entre dictaduras y durante el breve periodo democrático las experiencias de la lucha, del conflicto por el derecho a la libertad de expresión y de circulación, de las representaciones gremiales, estudiantiles y políticas; defendieron sus preferencias y producciones estéticas e imaginaron un mundo bien diferente al existente en aquel momento (Korinfeld, 2008, pág. 24). En otras palabras, podríamos decir que pretendían dar lugar a un proyecto político popular generacional (Casullo, 2001)

¿Qué recordamos cada 16 de septiembre?, ¿qué debates habilita?… un debate acerca del pasado reciente, pero… ¿Qué pasado? ¿Cuál colegio?, es decir, ¿cuál de todos? ¿El Colegio de la Patria? ¿Un colegio más? ¿El colegio de Juvenilia? ¿El colegio baluarte antiperonista? ¿El colegio de la UES? ¿El colegio-cuna-de-la-subversión?. El colegio fue muchos colegios distintos y cada uno fue marcado por su época” (Garaño y Pertot, 2008, p. 19, texto sobre la represión en el Colegio Nacional Buenos Aires )

A la desaparición y secuestro de estudiantes y docentes la acompañó la expulsión de maestros y profesores, el control de los contenidos, la prohibición de libros, el control de las actividades de los alumnos, padres y docentes, y la regulación de los comportamientos visibles (ropa, cortes de pelo, etc.) que se extendieron a lo largo de todo el período. El sistema educativo representaba uno de los cuerpos más numerosos de la administración pública nacional. Además, en los años anteriores al golpe, las instituciones educativas habían sido escenario de procesos de radicalización política, creciente presencia sindical y habían experimentado distintas iniciativas de apertura de la participación de los actores escolares. Mediante una resolución ministerial dictada en 1973, se autorizaba a los alumnos a designar delegados y a participar en la conducción escolar. Al año siguiente, otra resolución reconocía y promovía la actividad de los centros de estudiantes (Tedesco, 1983: 62)

El Terrorismo de estado (1976/83) con su característica represiva que introdujo la economía neoliberal, logró vigilar, castigar, disciplinar en el campo social y particularmente en el educativo. En aquel panorama la represión en escuelas y universidades fue muy dura, y apuntó a terminar con el alto nivel de participación política de los jóvenes en los centros de estudiantes y en las agrupaciones políticas. En un claro proceso de construcción de la Memoria Colectiva, escuelas secundarias de nuestra provincia y del país exponen hoy, placas conmemorativas de sus alumnos desaparecidos.

Recursos para seguir leyendo, estudiando y debatiendo:

1. “Entre Ríos de Memoria, Verdad y Justicia” – Capitulo V. En el marco de la conmemoración de los 40 años del Golpe de Estado, propone reflexionar sobre el alcance de la censura y el disciplinamiento en las instituciones educativas de aquellos años y la represión juvenil a los jóvenes que tenían una militancia política.

2.Recurso del Canal Encuentro “El caso Melincué”
Reseña: El caso Melincué, recupera y narra la historia de Yves Domergue y Cristina Cialceta. Durante la última dictadura militar, en 1976, fueron secuestrados en Rosario y luego asesinados. Sus cuerpos permanecieron como NN en el cementerio de Melincué, provincia de Santa Fe, por más de 30 años. En 2003, a partir del trabajo iniciado por una profesora de Ética Ciudadana y un grupo de alumnos de la escuela secundaria Pablo Pizzurno, se logró recuperar la identidad de ambos y reconstruir esta dolorosa historia.

El caso Melincué – Programas – Canal Encuentro

3- Recurso del Canal Encuentro “Flores de septiembre”
“Flores de septiembre” narra la historia de la Escuela Carlos Pellegrini durante los años de la represión, desde su inicio en 1975 hasta la vuelta al sistema democrático.
Flores de septiembre – Programas – Canal Encuentro

 

4.Documental “Una flor para las tumbas sin nombre”
El film relata la historia de dos jóvenes asesinados en 1976 y enterrados como NN en la localidad de Melincué. La recuperación de su identidad sucede luego de 30 años, gracias a la labor mancomunada de vecinos, un trabajo de estudiantes secundarios y el empeño de su maestra. La película fue ganadora del Concurso de largometrajes documentales organizado por el Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales (INCAA) y fue declarada de interés por la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación, la embajada de México, la Cámara de Diputados de la Nación, la Cámara de Diputados de la Provincia de Santa Fe, la Secretaría de Derechos Humanos de la provincia, el Concejo Municipal de la ciudad de Santa Fe y la Comuna de Melincué.

5. Libro “Huesos desnudos: del francés Eric Domergue, narra la historia de la vida, desaparición y aparición, 34 años después, de los restos óseos de la pareja constituída por el hermano del autor, Yves Domergue y Cristina Cialceta, sobrina segunda del general Juan Domingo Perón. La identificación de los restos de la joven pareja fue una tarea colectiva protagonizada por alumnos de la escuela Pablo Pizzurno de Melincué, por iniciativa de la profesora Julieta Cagrandi.
Reseña: http://memoria.telam.com.ar/noticia/presentan-el-libro–huesos-desnudos—de-eric-domergue_n1139

Publicado el:

jueves 7 de septiembre de 2017

Autor:

  • Yanina Rivollier

Nivel:

  • Secundario

Área Curricular

  • Cs. Sociales y Humanidades

Tipo de Recurso

  • Materiales Educativos

¿De qué hablamos cuando hablamos de Derechos Humanos?

¿De qué hablamos cuando hablamos de Derechos Humanos?

El abogado Marcelo Boeykens, Coordinador del Registro Único de la Verdad de Entre Ríos y uno de los principales querellantes en las causas de violaciones a los Derechos Humanos en Entre Ríos durante la última Dictadura Militar, nos explica el significado y alcance de los Derechos Humanos.

Los Derechos Humanos (DDHH) son garantías esenciales para todos los seres humanos. Sin ellos, no podemos desarrollarnos, vivir plenamente, ni ejercer nuestras potencialidades, inteligencia y espiritualidad.

Los DDHH se pueden clasificar en Primera, Segunda, Tercera y Cuarta generación de acuerdo a las circunstancias históricas de aparición de los mismos:

A lo largo de la historia, y con el surgimiento de diferentes contextos de vida y desarrollo personales, sociales, culturales y económicos se han presentado diferentes frentes de lucha que dieron lugar a la conquista de cada una de las generaciones de Derechos Humanos:

En la sociedad actual, se torna cada vez mas importante establecer una clara diferenciación entre los Derechos Humanos, categoría que concierne a los Derechos Universales y el Derecho Común que tiene su propio código de procedimientos en cada país como el Código Penal argentino.

Otros materiales para tener en cuenta al tratar la temática son: La Declaración Universal de los Derechos Humanos, redactada por representantes de procedencias legales y culturales de todo el mundo y proclamada por la Asamblea General de las Naciones Unidas en su Resolución del 10 de Diciembre de 1948, en París, como ideal común por el que todos los pueblos y naciones deben esforzarse.

Mediante esta Declaración, los Estados se comprometieron a asegurar que todos los seres humanos, ricos y pobres, fuertes y débiles, hombres y mujeres, de todas las razas y religiones, son tratados de manera igualitaria. La misma establece que los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y que tienen derecho a la vida, la libertad y la seguridad de su persona, a la libertad de expresión, a no ser esclavizados, a un juicio justo y a la igualdad ante la ley. También a la libertad de circulación, a una nacionalidad, a contraer matrimonio y fundar una familia así como a un trabajo y a un salario igualitario.

Desde su adopción, la Declaración Universal de los Derechos Humanos se ha traducido a más de 360 idiomas (es el documento más traducido del mundo) y ha sido fuente de inspiración para las constituciones de muchos Estados.
Aunque no forma parte del derecho internacional vinculante (es decir, de aplicación obligatoria), gracias a su aceptación por países de todo el mundo ha adquirido un gran peso moral.

Las Naciones Unidas también han aprobado muchos tratados que obligan jurídicamente a los Estados a garantizar los derechos fundamentales de sus ciudadanos. Los más importantes son: el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y sus dos Protocolos Facultativos (sobre el procedimiento de quejas individuales y la pena de muerte) y el Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales y su Protocolo Facultativo.

La Declaración, junto con esos dos Pactos y sus Protocolos, constituyen la Carta Internacional de Derechos Humanos.

Publicado el:

viernes 25 de agosto de 2017

Autor:

  • Victoria Puigcernau

Nivel:

  • Secundario

Área Curricular

  • Cs. Sociales y Humanidades

Temática

  • Derechos Humanos

Tipo de Recurso

  • Artículo

Rodolfo Walsh

Rodolfo Walsh

Compartimos un artículo del Lic. Francisco Senegaglia quien nos invita a reflexionar sobre la figura de Rodolfo Walsh; su vida y sus palabras que siguen provocando a la lucha, la justicia y la defensa de los intereses del pueblo.

El 25 de marzo de 1977, un día después de publicar su Carta a la Junta, Rodolfo Walsh fue interceptado por fuerzas de la Escuela de Mecánica de la Armada. Walsh, al igual que Vicky, resiste el embate con una pistola calibre 22. Finalmente es acribillado y su cuerpo llevado a la ESMA. Los testigos secuestrados en la ESMA, aseguran que llegó muerto. Su cuerpo fue desaparecido.
Walsh, es Walsh. Su vida y sus palabras siguen provocando a la lucha, la justicia y la defensa de los intereses del pueblo. Su vida, sus palabras y su muerte son memoria viva.

Como Consejo General de Educación pensamos la historia como memoria y la educación como identidad. En la huella de Walsh sentimos y pensamos que es desde la memoria de nuestros hombres necesarios, que renacemos como pueblo y como Patria. Desde la convicción que es en la escuela, donde se funda y recrea la identidad de nuestros destinos colectivos.

A Rodolfo Walsh.
Por Francisco Senegaglia
In memoriam
.

Walsh pasó sus últimos meses en una casa de San Vicente en la provincia de Buenos Aires. Escondido, o mejor clandestino como muchos de los compañeros señalados por el terror de la dictadura militar. Había dedicado su vida a denunciar los atropellos del imperio, y por cierto el de los muchos traidores a su patria; y claramente había denunciado a los gobiernos de ocupación que sostenían los intereses imperiales en desmedro de los intereses del pueblo. Y justamente por haber dedicado su vida a denunciarlos, sabía que la muerte iba a entrar en forma de bala, de asesinato y de martirio. Sabía también que sus libros eran quemados y destruidos, no sabían los genocidas que sus ideas iban a fecundar infinitamente en el fragor del odio. Y que generaciones enteras iban alimentar su amor por la patria gracias a esa pluma magnifica y heroica que lo acompañó hasta la muerte.

Rodolfo, había nacido en Choele Choel, Río Negro el 9 de enero de 1927. “ Nací en Choele-Choel, que quiere decir “corazón de palo”. Me ha sido reprochado por varias mujeres”. De ascendencia irlandesa y formación católica. Un niño más de esa generación de inmigrantes, un hombre más de esa Argentina que buscaba su destino en el trabajo y el estudio. “Mi padre era mayordomo de estancia, un transculturado al que los peones mestizos de Río Negro llamaban Huelche. Tuvo tercer grado, pero sabía bolear avestruces y dejar el molde en la cancha de bochas. Su coraje físico sigue pareciéndome casi mitológico. Hablaba con los caballos. Uno lo mató, en 1947, y otro nos dejó como única herencia. Este se llamaba “Mar Negro”, y marcaba dieciséis segundos en los trescientos: mucho caballo para ese campo. Pero esta ya era zona de la desgracia, provincia de Buenos Aires”.

Si, Walsh es Walsh, y lo es seguramente porque fue oficinista de un frigorífico, obrero, lavacopas, vendedor de antigüedades y limpiador de ventanas. Estudió unos años letras en la Universidad de la Plata y tal vez su curiosidad, su necesidad de entender la realidad lo volvió un criptógrafo excepcional. “Mi vocación se despertó tempranamente: a los ocho años decidí ser aviador. Por una de esas confusiones, el que la cumplió fue mi hermano. Supongo que a partir de ahí me quedé sin vocación y tuve muchos oficios. El más espectacular: limpiador de ventanas; el más humillante: lavacopas; el más burgués: comerciante de antiguedades; el más secreto: criptógrafo en Cuba”.

A los 17 años comenzó a trabajar en la Editorial Hachette como traductor y como corrector de pruebas, y a los 20 comenzó a publicar sus primeros textos periodísticos. “Mis primeros esfuerzos literarios fueron satíricos, cuartetas alusivas a maestros y celadores de sexto grado. Cuando a los diecisiete años dejé el Nacional y entré en una oficina, la inspiración seguía viva, pero había perfeccionado el método: ahora armaba sigilosos acrósticos”. Y Walsh se convirtió en Walsh, en el precursor del Nuevo Periodismo argentino y latinoamericano que pasó a la historia de la literatura como novela de no ficción. “La idea más perturbadora de mi adolescencia fue ese chiste idiota de Rilke: Si usted piensa que puede vivir sin escribir, no debe escribir. Mi noviazgo con una muchacha que escribía incomparablemente mejor que yo me redujo a silencio durante cinco años. Mi primer libro fueron tres novelas cortas en el género policial, del que hoy abomino. Lo hice en un mes, sin pensar en la literatura, aunque sí en la diversión y el dinero. Me callé durante cuatro años más, porque no me consideraba a la altura de nadie”.

Pero su voz hecha pluma no descansaba y escribió “Operación Masacre”. “Operación masacre cambió mi vida. Haciéndola, comprendí que, además de mis perplejidades íntimas, existía un amenazante mundo exterior. Me fui a Cuba, asistí al nacimiento de un orden nuevo, contradictorio, a veces épico, a veces fastidioso. Volví, completé un nuevo silencio de seis años. En 1964 decidí que de todos mis oficios terrestres, el violento oficio de escritor era el que más me convenía. Pero no veo en eso una determinación mística. En realidad, he sido traído y llevado por los tiempos; podría haber sido cualquier cosa, aún ahora hay momentos en que me siento disponible para cualquier aventura, para empezar de nuevo, como tantas veces. En la hipótesis de seguir escribiendo, lo que más necesito es una cuota generosa de tiempo. Soy lento, he tardado quince años en pasar del mero nacionalismo a la izquierda; lustros en aprender a armar un cuento, a sentir la respiración de un texto; sé que me falta mucho para poder decir instantáneamente lo que quiero, en su forma óptima; pienso que la literatura es, entre otras cosas, un avance laborioso a través de la propia estupidez”.

Y escribió “¿Quién mató a Rosendo?”, “El caso Satanovsky” y escribió y ya no pudo parar de escribir.
Autor también de relatos como los agrupados en “Diez cuentos policiales”, “Variaciones en rojo”, “Los oficios terrestres”, “Un kilo de oro”, “Un oscuro día de justicia”.
Incursionó en obras teatrales como: “La granada” y “La batalla”. Colaboró en las revistas Leoplán, Vea y Lea, Panorama, Primera Plana, Semanario Villero. Y en el periódico Mayoría.

En 1973 comenzó a militar en la organización Montoneros con el grado de Oficial y el alias de Esteban. Fundó un sector: el Departamento de informaciones de Montoneros y fue su garante. Junto al poeta Francisco Paco Urondo, su gran amigo, fundan y redactan el periódico Noticias. En Madrid, Perón le presentó a Raimundo Ongaro, Secretario General de la CGT de los Argentinos, y el 1º de mayo creó y dirigió el semanario CGT por expreso pedido de Perón.

Junto a Gracia Márquez había participado de la gestación de la agencia cubana Prensa Latina. Ahora en los 70 de la agencia clandestina ANCLA. “Reproduzca esta información, hágala circular por los medios a su alcance: a mano, a máquina, a mimeógrafo, oralmente. Mande copias a sus amigos: nueve de cada diez las estarán esperando. Millones quieren ser informados. El terror se basa en la incomunicación. Rompa el aislamiento. Vuelva a sentir la satisfacción moral de un acto de libertad. Derrote el terror. Haga circular esta información.”

Walsh creía en el poder de la palabra, en su acción liberadora, en su capacidad de buscar y encontrar a los otros para hacer la justicia y trabajar por la verdad. Este fue su arte y sin dudas iba a convertirse en su legado.

Walsh, era Walsh, y ahora lo era más que nunca, el militante estaba en su causa y con causa: “ Desde los comienzos de la burguesía, la literatura de ficción desempeñó un importante papel subversivo que hoy no lo está desempeñando, pero tienen que existir muchas maneras de que vuelva a desempeñarlo y encontrarlas. Entonces, en ese caso, habrá una justificación para el novelista en la medida en que se demuestre que sus libros mueven, subvierten. Por otro lado, mientras uno está fuera de todo contacto con la acción política, ya sea directa o por el medio que te rodea, uno está alienado en el concepto burgués de la literatura. Sos un inocente en realidad, vos estás en realidad compitiendo con estos tipitos a ver quién hace mejor el dibujito cuando en realidad te importa un carajo, porque vas a estar compitiendo con estos tipos… hasta que te das cuenta de que tenés un arma: la máquina de escribir. Según cómo la manejás es un abanico o es una pistola y podés utilizar la máquina de escribir para producir resultados tangibles, y no me refiero a los resultados espectaculares, como es el caso de Rosendo, porque es una cosa muy rara que nadie se la puede proponer como meta, ni yo me lo propuse, pero con cada máquina de escribir y un papel podés mover a la gente en grado incalculable. No tengo la menor duda”.
Y su arte se volvió militancia.

En septiembre del 1976 muere en un enfrentamiento su hija Vicki. Tenía 26 años, y era militante de Montoneros. Murió también su amigo Paco Urondo en Mendoza, perseguido por fuerzas militares conjuntas. “Hoy se cumplen tres meses de la muerte de mi hija, María Victoria, después de un combate con fuerzas del Ejército. Sé que aquéllos que la conocieron la han llorado. Otros, que han sido mis amigos o me han conocido de lejos, hubieran querido hacerme llegar una voz de consuelo. Me dirijo a ellos para agradecerles pero también para explicarles cómo murió Vicki y por qué murió”.

Walsh, plantea justamente que el recuerdo y el consuelo, no tienen que ver con la memoria. La memoria recupera en la muerte la vida y el sentido de las luchas y eso vale sobre todo para Walsh.
La palabra se vuelve militancia, y la militancia vuelve en la palabra como memoria
“Fue a militar a una villa miseria. Era su primer contacto con la pobreza extrema en cuyo nombre combatía. Salió de esa experiencia convertida a un ascetismo que impresionaba. Su marido, Emiliano Costa, fue detenido a principios de 1975 y no lo vio más. La hija de ambos nació poco después. El último año de vida de mi hija fue muy duro. El sentido del deber la llevó a relegar toda satisfacción individual, a empeñarse mucho más allá de sus fuerzas físicas”.

“El 28 de setiembre, cuando entró en la casa de la calle Corro, cumplía 26 años. Llevaba en brazos a su hija porque a último momento no encontró con quién dejarla. Se acostó con ella, en camisón. Usaba unos absurdos camisones blancos que siempre le quedaban grandes.
A las siete del 29 la despertaron los altavoces del Ejército, los primeros tiros. Siguiendo el plan de defensa acordado, subió a la terraza con el secretario político, Molina, mientras Coronel, Salame y Beltrán respondían al fuego desde la planta baja.
A los camiones y el tanque se sumó un helicóptero que giraba alrededor de la terraza, contenido por el fuego. “De pronto, dice el soldado, hubo un silencio. La muchacha dejó la metralleta, se asomó de pie sobre el parapeto y abrió los brazos. Dejamos de tirar sin que nadie lo ordenara y pudimos verla bien. Era flaquita, tenía el pelo corto y estaba en camisón. Empezó a hablarnos en voz alta pero muy tranquila. No recuerdo todo lo que dijo.
“Ustedes no nos matan” dijo el hombre “nosotros elegimos morir”. Entonces se llevaron una pistola a la sien y se mataron enfrente de todos nosotros.
Abajo ya no había resistencia. El coronel abrió la puerta y tiró dos granadas. Después entraron los oficiales. Encontraron a una nena de algo más de un año, sentadita en una cama, y cinco cadáveres.
En el tiempo transcurrido he reflexionado sobre esa muerte. Me he preguntado si mi hija, si todos los que mueren como ella, tenían otro camino. La respuesta brota de lo más profundo de mi corazón y quiero que mis amigos la conozcan. Vicki pudo elegir otros caminos que eran distintos sin ser deshonrosos, pero el que eligió era el más justo, el más generoso, el más razonado. Su lúcida muerte es una síntesis de su corta, hermosa vida. No vivió para ella: vivió para otros, y esos otros son millones.
Su muerte sí, su muerte fue gloriosamente suya, y en ese orgullo me afirmo y soy yo quien renace de ella”.

Publicado el:

jueves 23 de marzo de 2017

Autor:

  • Cristina Schwab

Nivel:

  • Secundario
  • Superior

Área Curricular

  • Cs. Sociales y Humanidades

Temática

  • Derechos Humanos

Tipo de Recurso

  • Artículo

Última dictadura cívico militar: para trabajar en Inicial y Primaria

Última dictadura cívico militar: para trabajar en Inicial y Primaria

En este recurso, continuamos con la presentación de material de acompañamiento para abordar en las aulas de inicial y primaria, una de las experiencias más traumáticas de nuestra historia nacional.

El 24 de Marzo«Día Nacional de la Memoria, por la Verdad y la Justicia»declarado por Ley Nacional N° 25.633 en conmemoración de quienes resultaron víctimas de la última dictadura militar, forma parte -desde el año 2006- del Calendario Escolar. Esta disposición se encuadra en una política de Estado que tiene como objetivo el ejercicio permanente de la memoria y la reflexión, la búsqueda de la verdad y el pedido de justicia.

En la provincia de Entre Ríos, desde el 1º de Marzo y el 2 de Abril del presente año escolar se desarrollará el «Mes de la Memoria» instaurado por Decreto Provincial N° 492 MCyC, con fecha del 5 de marzo de 2012.

En ese período, los docentes y alumnos de las escuelas e instituciones educativas, de gestión estatal y privada dependientes del Consejo General de Educación, en todos sus niveles y modalidades organizarán y desarrollarán una serie de acciones que tengan por finalidad contribuir al conocimiento histórico de los hechos acaecidos en el período comprendido entre el 24 de marzo de 1976 y el 10 de diciembre de 1983 y a lograr la efectiva concreción de los postulados de «Memoria, Verdad y Justicia».

El«Mes de la Memoria» es también una ocasión para recuperar textos prohibidos por la dictadura, conocerlos, redescubrirlos y ofrecerlos para su lectura.

«Algunas personas piensan que de las cosas malas y tristes es mejor olvidarse. Otras personas creemos que recordar es bueno; que hay cosas malas y tristes que no van a volver a suceder precisamente por eso, porque nos acordamos de ellas, porque no las echamos fuera de nuestra memoria” (Graciela Montes, El golpe y los chicos).

Los treinta y siete años del golpe de Estado ocurrido el 24 de marzo de 1976 se presentan como una nueva oportunidad para reflexionar sobre el pasado argentino reciente y también sobre nuestro presente y futuro.

El desafío de la educación es promover explicaciones sobre una de las experiencias más traumáticas de nuestra historia nacional y habilitar preguntas que sirvan para comprender el pasado desde el tiempo presente y que permitan a su vez construir un futuro mejor.
En este sentido, la escuela configura un espacio propicio para habilitar el diálogo, la indagación, el pensamiento crítico, la reflexión y la producción.

Y para ello, es imprescindible que el equipo docente sin distinción de áreas, despliegue un trabajo transversal con multiplicidad de actividades, incluyendo en ellas a la comunidad educativa.

El «Mes de la Memoria» es también una ocasión para recuperar textos prohibidos por la dictadura, conocerlos, redescubrirlos y ofrecerlos para su lectura.

Lectura de libros prohibidos durante la última dictadura militar. Análisis del texto, debate y reflexión sobre los argumentos de su prohibición.

Niveles Inicial y Primario
Entre las obras prohibidas que se pueden recuperar para leer con los niños y niñas, se destacan: «El caso Gaspar» de Elsa Bornemann; «El pueblo que no quería ser gris» de Ayax Barnes; «Un elefante ocupa mucho espacio» de Elsa Bornemann; «La torre de cubos» y «La planta de Bartolo» de Laura Devetach; «El principito» de Anthony Saint Exupéry; entre otros.

Aquí se presentan algunos ejemplos:

-La Torre de Cubos Laura Devetach
La Torre de Cubos fue escrito a lo largo de 1964, y se destacó por su “ilimitada fantasía”. Es un libro que contiene muchas historias y cuentos que hablan de una nena que construye una torre de cubos que la lleva a mundos imaginarios, o una nena que dibuja en la pared de la cocina un pueblo y éste cobra vida, o de marineros de papel que quieren descubrir que es el mar, o un chico que se traga el silbido de un tren y forma un nuevo lenguaje, también un deshollinador desocupado que dibuja caminos de hollín y un monigote solitario que sale de la pared donde fue dibujado y se relaciona con un niño.

Entre todas estas historias, se encuentra también La Planta de Bartolo, donde Bartolo siembra una planta y al tiempo nacen cuadernos que el regala a los chicos del pueblo. Así los chicos, «escribían y aprendían con muchísimo gusto». Pero sucedió que el vendedor de cuadernos se enojó: primero quiso comprarle la planta a Bartolo y como se negó a venderla, envió a la policía, pero en ese momento llegaron todos los chicos silbando y gritando, «Buen negocio en otra parte, gritó Bartolo secándose los ojos».
Los cuentos de la autora hablaban de la vida cotidiana, por Ej: «los padres que trabajan, tas familias a las que no les alcanza la plata»…

Para la dictadura militar, tales calificativos tenía una carga peyorativa. Entre otros argumentos, la prohibición aducía que el libro criticaba «la organización del trabajo, la propiedad privada y el principio de autoridad».
«Del análisis de la obra La Torre de Cubos se desprenden graves falencias tales como simboíogía confusa, cuestionamientos ideológicos-sociales, objetivos no adecuados al hecho estético, ilimitada fantasía, carencia de estímulos espirituales y trascendentes.»
(Resolución N° 480 del 23 de mayo de 1979. Ministerio de Cultura y Educación de Santa Fé, que prohibe la obra de Laura Devetach)

-Un Elefante ocupa mucho Espacio de Elsa Bornemann
Un elefante ocupa mucho espacio es un libro compuesto por 15 cuentos que tuvo reconocimiento internacional, (fue elegido para integrar la Lista de Honor, del Premio Internacional “Hans Christian Andersen”, otorgado por International Board on Books for Young People, con sede en Suiza.

Entre los cuentos que contiene el libro, la autora narra la historia de una huelga de animales en un circo, propuesta por el elefante, «Víctor, un elefante de circo, se decidió una vez a pensar “en elefante”, esto es, a tener una idea tan enorme como su cuerpo… ahí nomás les explicó a sus compañeros que ellos eran presos… que trabajaban para que el dueño del circo se llenara los bolsillos de dinero… que eran obligados a ejecutar ridiculas pruebas para divertir a la gente… que se los forzaba a imitar a los hombres… que no debían soportar más humillaciones y que patatín y que patatán. (Y que patatín fue el consejo de hacer entender a los hombres que los animales querían volver a ser libres… Y que patatán fue la orden de huelga general…)».

«Un elefante ocupa mucho espacio» de Elsa Bornemann, junto al libro «El nacimiento, los niños y el amor» de Agnés Rosenstieh, ambos editados por Librerías Fausto, fueron prohibido con el siguiente argumento:
«En ambos casos se trata de cuentos destinados al público infantil, con una finalidad de adoctrinamiento que resulta preparatoria a la tarea de captación ideológica del accionar subversivo (…) De su análisis surge una posición que agravia a la moral, a la Iglesia, a la familia, al ser humano y a la sociedad que éste compone.» (Decreto N°3155 del Poder Ejecutivo Nacional 13 de octubre de 1977)

 

-El Pueblo que no quería ser gris de Beatriz Doumerc y Ayax Barnes                                                                   

«El pueblo que no quería ser  gris» publicado por el sello Rompan Fitas, fue un libro que intentó acercarse a los chicos sin prejuicios. Escrito por Beatriz Doumerc e ilustrado por Ayax Barnes, el relato se basaba en la historia de un pueblo en el que el rey ordena pintar todas las casas de un mismo color, y la gente se opone.
En La ultrabomba, Palanca, el patrón de una fábrica usa la publicidad para vender bebidas fabricadas con residuos de petróleo y en su ambición por ser más rico, le ofrece al rey crear una ultrabomba. “Bien, dijo el rey, pero ¿cómo hacemos para convencer a la gente que haga la guerra por nosotros?”. Para eso, Palanca se hizo jefe de la televisión y en su noticiero todas las noches decía: “es lindo combatir y morir por mí y por el rey. Construyó la ultrabomba, los aviones, los tanques y fusiles y se los vendió al rey por cien ultramillones. Pero el piloto que volaba el avión y tenía que tirar la ultrabomba sobre el pueblo desobedeció y así empieza en toda la tierra una historia sin guerra.»

El pueblo que no quería ser gris, cuenta la historia de un rey al que no le interesaban las personas y sólo daba órdenes. Un día ordenó que todos pintaran sus casas de gris. Todos lo hicieron menos uno, que vio una paloma roja, azul y blanca y se le ocurrió usar esos colores para pintar su casa y esa idea se fue contagiando entre los vecinos del pueblo y llegó a la comarca cercana. «Y como pueden ustedes imaginar este cuento que acá termina por otro lado vuelve a empezar».

Ambos libros fueron prohibidos por la dictadura militar, a través del decreto N°1888 del 3 de septiembre de 1976, Como señala la notificación de Encontel enviada a la editorial: «De mi mayor consideración: me dirijo a usted a efectos de poner en su conocimiento que, por Resolución N° 437/76 SC, se prohibe la circulación por los servicios postales de la Empresa, de las publicaciones tituladas «La Ultrabomba” y «El pueblo que no quería ser gris», editadas en la Capital Federal de conformidad con los prescripto en el artículo Io del Decreto del Poder Ejecutivo Nacional N° 1888/76. Saluda a usted atentamente. (Aldo Colli, Jefe de la Sección Promoción del Departamento de Correos).

Entre los argumentos; se consideraba que vulneraba el poder arbitrario, la obediencia incuestionable, el fomento del prejuicio y porque inculcaba las decisiones colectivas para la vida ciudadana.

-El Principito de Antoine de Saint Exupéry                                                                                                          

En El Principito se exaltan los valores de la amistad, el amor, la justicia, la ternura, la comprensión, la humildad, la sencillez, la lealtad, la solidaridad, la comunicación, la responsabilidad de velar por los seres más débiles y abandonados, y los confronta con la incomunicación, el poder ocioso, la falta de imaginación, la soledad egoísta.

En síntesis: la exaltación y supremacía de los valores espirituales sobre los de carácter meramente material. Fue censurado porque una obra infantil de este tipo era incompatible con el poder dictatorial del momento, que imponía el silencio, el individualismo y que para lograr sus objetivos empleo la crueldad y la violación ilimitada a los derechos humanos

 

Otros sitios de Internet para la consulta:

http://www.entrerios.gov.ar/ruv/
www.educacionymemoria.educ.ar/primaria/
www.educacionymemoria.educ.ar/secundaria/

Publicado el:

jueves 12 de marzo de 2015

Autor:

  • Celeste Ramírez

Nivel:

  • Primario

Área Curricular

  • Cs. Sociales y Humanidades

Temática

  • Derechos Humanos

Tipo de Recurso

  • Propuesta de Enseñanza

Para abordar en el aula de Secundaria los resabios de la última dictadura cívico militar

Para abordar en el aula de Secundaria los resabios de la última dictadura cívico militar

En este recurso presentamos material de acompañamiento al desafío de trabajar en el aula una de las experiencias más traumáticas de nuestra historia nacional, habilitando preguntas que sirvan para comprender el pasado desde el tiempo presente.


El 24 de Marzo«Día Nacional de la Memoria, por la Verdad y la Justicia»declarado por Ley Nacional N° 25.633 en conmemoración de quienes resultaron víctimas de la última dictadura militar, forma parte -desde el año 2006- del Calendario Escolar. Esta disposición se encuadra en una política de Estado que tiene como objetivo el ejercicio permanente de la memoria y la reflexión, la búsqueda de la verdad y el pedido de justicia.

En la provincia de Entre Ríos, desde el 1º de Marzo y el 2 de Abril del presente año escolar se desarrollará el «Mes de la Memoria» instaurado por Decreto Provincial N° 492 MCyC, con fecha del 5 de marzo de 2012.

En ese período, los docentes y alumnos de las escuelas e instituciones educativas, de gestión estatal y privada dependientes del Consejo General de Educación, en todos sus niveles y modalidades organizarán y desarrollarán una serie de acciones que tengan por finalidad contribuir al conocimiento histórico de los hechos acaecidos en el período comprendido entre el 24 de marzo de 1976 y el 10 de diciembre de 1983 y a lograr la efectiva concreción de los postulados de «Memoria, Verdad y Justicia».

El«Mes de la Memoria» es también una ocasión para recuperar textos prohibidos por la dictadura, conocerlos, redescubrirlos y ofrecerlos para su lectura.
«Uno los hechos sucedidos durante la última dictadura cívico-militar fue la censura de libros, de autores y de editoriales que afectó directamente a las instituciones educativas impidiendo la posibilidad real de formar lectores críticos. La pérdida de derechos de la ciudadanía incluyó también la de poder elegir qué leer. Los libros y la mayoría de las publicaciones empezaron a ser, para los gobernantes, objetos no del todo confiables»(Bello, A. 2009).

El Golpe Militar de 1976 implemento un plan sistemático de «desaparición de bibliografía».Las ideas discordantes al «orden» debían ser acalladas y por ello se atacó a los refugios de la palabra. La literatura infantil no escapó a los siniestros secuestros: aduciendo “excesos de imaginación” y bajo el argumento de que fomentaban actitudes “subversivas” en los niños, muchos libros fueron prohibidos, sacados de circulación y quemados en hogueras públicas.

Lectura de libros prohibidos durante la última dictadura militar. Análisis del texto, debate y reflexión sobre los argumentos de su prohibición.

Los estudiantes de escuelas secundarias podrán leer: “Carta Abierta de un escritor a la Junta Militar” de Rodolfo Walsh; “Todos los veranos” de Haroldo Conti; y “El eternauta”, de Héctor Oesterheld.

También se puede trabajar con los poemas “La verdad es la única realidad”; “La pura verdad”, de Francisco Urondo; y “Poemas IV y IX, Versos aparecidos”, de Carlos Aiub, y con canciones tales como “Botas locas” y “Juan Represión”, de Sui Generis; “Como la cigarra”, de María Elena Walsh. y “Canción para mi América”, de Daniel Viglietti.

¿Cómo abordar esta bibliografía? Ejemplo de actividad
1. Buscar información sobre el autor y sus obras.
2. Leer con los estudiantes el fragmento de la “Carta Abierta de un escritor a la Junta Militar”.
3. Reflexionar y debatir en grupo acerca de: los aspectos de la regresión económica que fueron visualizados y destacados por Walsh a sólo un año del Golpe; el porqué de la necesidad de la dictadura de implementar ese proyecto económico; qué individuos y/o grupos sociales o políticos protagonizaron ese proyecto y qué relación se puede establecer entre ese proyecto económico y el terror implementado desde el Estado.

La «Carta Abierta de un escritor a la Junta Militar» es uno de los documentos políticos más importantes de la historia argentina. Fue redactada por Rodolfo Walsh, periodista, escritor y militante político que está desaparecido desde 1977. El texto, además de denunciar los crímenes de !a dictadura, desentraña las razones más profundas de ese período: el haber interrumpido un gobierno democrático para aplicar un plan económico regresivo y aniquilar cualquier intento de resistencia a ese proyecto.

El 25 de marzo de 1977, Walsh distribuyó la carta en distintos buzones de la ciudad de Buenos Aires. La envió a las redacciones de diarios internacionales y locales. Ningún medio local la publicó. El texto finalizaba diciendo: «Estas son las reflexiones que en el primer aniversario de su infausto gobierno he querido hacer llegar a los miembros de esta junta, sin esperanza de ser escuchado, con la certeza de ser perseguido, pero fiel al compromiso que asumí hace tiempo de dar testimonio en tiempos difíciles»

Fragmento de la «Carta Abierta de un escritor a la Junta Militar»

…«Estos hechos, que sacuden la conciencia del mundo civilizado, no son sin embargo los que mayores sufrimientos han traído al pueblo argentino ni las peores violaciones de los Derechos Humanos en que ustedes incurren. En la política económica de ese gobierno debe buscarse no sólo la explicación de sus crímenes sino una atrocidad mayor que castiga a millones de seres humanos con la miseria planificada.

En un año han reducido ustedes el salario real de los trabajadores al 40%, disminuido su participación en el ingreso nacional al 30%, elevado de 6 a 18 horas la jornada de labor que necesita un obrero para pagar la canasta familiar, resucitando así formas de trabajo forzado que no persisten ni en los últimos reductos coloniales. Congelando salarios a culatazos mientras los precios suben en las puntas de las bayonetas, aboliendo toda forma de reclamación colectiva, prohibiendo asambleas y comisiones internas, alargando horarios, elevando la desocupación al récord del 9% prometiendo aumentarla con 300 mil nuevos despidos, han retrotraído las relaciones de producción a los comienzos de la era industrial, y cuando los trabajadores han querido protestar los han calificados de subversivos, secuestrando cuerpos enteros de delegados que en algunos casos aparecieron muertos, y en otros no aparecieron.

Los resultados de esa política han sido fulminantes. En este primer año de gobierno el consumo de alimentos ha disminuido el 40%, el de ropa más del 50%, el de medicinas ha desaparecido prácticamente en las capas populares.

Ya hay zonas del Gran Buenos Aires donde la mortalidad infantil supera el 30%, cifra que nos iguala con Rhodesia, Dahomey o las Guayanas; enfermedades como la diarrea estival, las parasitosis y hasta la rabia en que las cifras trepan hacia marcas mundiales o las superan. Como si esas fueran metas deseadas y buscadas, han reducido ustedes el presupuesto de ta salud pública a menos de un tercio de los gastos militares, suprimiendo hasta los hospitales gratuitos mientras centenares de médicos, profesionales y técnicos se suman al éxodo provocado por el terror, los bajos sueldos o la “racionalización”.

Basta andar unas horas por el Gran Buenos Aires para comprobar la rapidez con que semejante política la convirtió en una villa miseria de diez millones de habitantes. Ciudades a media luz, barrios enteros sin agua porque las industrias monopólicas saquean las napas subterráneas, millares de cuadras convertidas en un solo bache porque ustedes sólo pavimentan los barrios militares y adornan la Plaza de Mayo, el río más grande del mundo contaminado en todas sus playas porque los socios del Ministro Martínez de Hoz arrojan en él sus residuos industriales, y la única medida de gobierno que ustedes han tomado es prohibir a la gente que se bañe. Tampoco en las metas abstractas de la economía, a las que suelen llamar “el país”, han sido ustedes más afortunados. Un descenso del producto bruto que orilla el 3%, una deuda exterior que alcanza a 600 dólares por habitante, una inflación anual del 400%, un aumento del circulante que en sólo una semana de diciembre llegó al 9%, una baja del 13%) en la inversión externa constituyen también marcas mundiales, raro fruto de la fría deliberación y la cruda inepcia.

Mientras todas las funciones creadoras y protectoras del Estado se atrofian hasta disolverse en la pura anemia, una sola crece y se vuelve autónoma. Mil ochocientos millones de dólares que equivalen a la mitad de las exportaciones argentinas presupuestados para Seguridad y Defensa en 1977, cuatro mil nuevas plazas de agentes en la Policía Federal, doce mil en la provincia de Buenos Aires con sueldos que duplican el de un obrero industrial y triplican el de un director de escuela, mientras en secreto se elevan los propios sueldos militares a partir de febrero en un 120%, prueban que no hay congelación ni desocupación en el reino de la tortura y de la muerte, único campo de la actividad argentina donde el producto crece y donde la cotización por guerrillero abatido sube más rápido que el dólar.
Dictada por el Fondo Monetario Internacional según una receta que se aplica indistintamente al Zaire o a Chile, a Uruguay o Indonesia, la política económica de esta Junta sólo reconoce como beneficiarios a la vieja oligarquía ganadera, la nueva oligarquía especuladora y un grupo selecto de monopolios internacionales encabezados por la ITT, la Esso, las automotrices, la U.S.Steel, la Siemens, al que están ligados personalmente el Ministro Martínez de Hoz y todos los miembros de su gabinete.

Un aumento del 722% en los precios de la producción animal en 1976 define la magnitud de la restauración oligárquica emprendida por Martínez de Hoz en consonancia con el credo de la Sociedad Rural expuesto por su presidente Celedonio Pereda:
Llena de asombro que ciertos grupos pequeños pero activos sigan insistiendo en que los alimentos deben ser baratos”.
El espectáculo de una Bolsa de Comercio donde en una semana ha sido posible para algunos ganar sin trabajar el cien y el doscientos por ciento, donde hay empresas que de la noche a la mañana duplicaron su capital sin producir más que antes, la rueda loca de la especulación en dólares, letras, valores ajustables, la usura simple que ya calcula el interés por hora, son hechos bien curiosos bajo un gobierno que venía a acabar con el “festín de los corruptos”. Desnacionalizando bancos se ponen el ahorro y el crédito nacional en manos de la banca extranjera, indemnizando a la ITT y a la Siemens se premia a empresas que estafaron al Estado, devolviendo las bocas de expendio se aumentan las ganancias de la Shell y la Esso, rebajando los aranceles aduaneros se crean empleos en Hong Kong o Singapur y desocupación en la Argentina. Frente al conjunto de esos hechos cabe preguntarse quiénes son los apátridas de los comunicados oficiales, dónde están los mercenarios al servicio de intereses foráneos, cuál es la ideología que amenaza al ser nacional».
(Roberto Baschetti (Comp.), Rodolfo Walsh, Vivo, Buenos Aires, De la Flor, 1994.)

«Algunas personas piensan que de las cosas malas y tristes es mejor olvidarse. Otras personas creemos que recordar es bueno; que hay cosas malas y tristes que no van a volver a suceder precisamente por eso, porque nos acordamos de ellas, porque no las echamos fuera de nuestra memoria» (Graciela Montes, El golpe y los chicos).

Los treinta y siete años del golpe de Estado ocurrido el 24 de marzo de 1976 se presentan como una nueva oportunidad para reflexionar sobre el pasado argentino reciente y también sobre nuestro presente y futuro.

El desafío de la educación es promover explicaciones sobre una de las experiencias más traumáticas de nuestra historia nacional y habilitar preguntas que sirvan para comprender el pasado desde el tiempo presente y que permitan a su vez construir un futuro mejor.
En este sentido la escuela configura un espacio propicio para habilitar el diálogo, la indagación, el pensamiento crítico, la reflexión y la producción.

Y para ello, es imprescindible que el equipo docente sin distinción de áreas, despliegue un trabajo transversal con multiplicidad de actividades, incluyendo en ellas a la comunidad educativa.

Publicado el:

miércoles 11 de marzo de 2015

Autor:

  • Celeste Ramírez

Nivel:

  • Secundario

Área Curricular

  • Cs. Sociales y Humanidades

Temática

  • Derechos Humanos

Memoria y dictadura en Entre Ríos

En este recurso compartimos con ustedes el docu-ficción "Memoria y Dictadura en Entre Ríos" , el mismo es una producción del Proyecto " Materiales Educativos Multimediales" que se desarrollara mediante un convenio celebrado entre el Consejo General de Educación (CGE) y el Consejo Federal de Inversiones

El documental “Memoria y Dictadura en Entre Ríos” se centra en la discusión acerca de lo sucedido en nuestra provincia durante el último gobierno de facto.
Realizado especialmente para instalar el tema en las escuelas secundarias, propone reflexionar sobre la última dictadura militar en Argentina desde una mirada provincial que, sin dejar de lado el contexto, asume el compromiso de indagar en el entramado de testimonios, documentos y archivos de un momento histórico que no podemos dejar de tener presente.
POnemos también a disposición de los docentes una cartilla con sugerencias teóricas y metodológicas para abordar este tema en el aula.

Proyecto “Materiales Educativos”

Dirección: Gonzalo Juárez
Producción: Gonzalo Juárez, Miguel Noguera, Stella Sánchez
Cámara e iluminación: Stella Sánchez
Sonido Directo: Pablo Buffa
Animaciones: KGB Etudio
Edición: Stella Sánchez
Diseño Gráfico: Regina Kuchen
Cartilla para docentes: Lic. Gabriela Álvarez, Lic. Gabriela Galeano

Participaron:

Profesor: Juan Kohner

Alumnos de la Escuela Centenario: Camila Espíndola, Nicolás Pross, natalia Rey, Lucía Churruarín, Lorena Vanotti, Sheila Fernández, Antonella Romero, Ayelén Reynoso, Belén Aquino, Elías Omar Franco, Selena Maldonado, María Noemí LIma, María A. Arocha, Merlina Fontella, Antonella Borini.

Publicado el:

martes 27 de marzo de 2012

Autor:

  • Claudia Azcárate

Nivel:

Área Curricular

Temática