La vuelta a la democracia

La vuelta a la democracia

El 10 de diciembre se conmemora el Día internacional de los Derechos Humanos, pero para los argentinos esta fecha tiene una significación adicional: la recuperación de la democracia.

El 24 de marzo de 1976 se produce el último golpe militar de nuestra historia, que concluye con el derrocamiento del gobierno de Isabel Perón y la instauración del llamado Proceso de Reorganización Nacional. Con él se inaugura una oscura etapa en el país, signada por la violación sistemática de los derechos humanos y la implementación de un plan económico que terminaría por desmantelar el aparato productivo del país.

Hacia fines de la década de 1970, la crisis económica, la protesta social creciente y la derrota en la Guerra de Malvinas contribuyeron al desprestigio del gobierno militar. Este se ve obligado a llamar a elecciones democráticas, en las cuales vence la fórmula de la Unión Cívica Radical: Raúl Alfonsín-Víctor Martínez, el 30 de octubre de 1983.

Antes de su victoria, Alfonsín pronuncia el 27 de octubre su discurso de cierre de campaña, ante una multitud en la Plaza de la República, reproducimos aquí algunos fragmentos:

“(…) la crisis de autoridad suscitada por la muerte de Perón resultó inmanejable y tuvo consecuencias trágicas.
La más evidente, que todos sufrimos, fue la de ofrecer el pretexto esperado por las minorías del privilegio para provocar el golpe de 1976 y sumir a la Nación Argentina en el régimen más oprobioso de toda su historia. Vinieron con el pretexto de terminar con la especulación y desencadenaron una especulación gigantesca que desmanteló el aparato productivo del país, empobreció a la inmensa mayoría de los argentinos y enriqueció desmesuradamente a un minúsculo grupo de parásitos. Vinieron con el pretexto de evitar la cesación de pagos ante el extranjero y endeudaron al país en forma que nadie hubiera podido imaginar y sin dejar nada a cambio de una deuda inmensa. Vinieron con el pretexto de eliminar la corrupción y terminaron corrompiendo todo, hasta las palabras más sagradas y los juramentos más solemnes. Vinieron con el pretexto de restaurar la tranquilidad y se ocuparon de imponer el temor a la inmensa mayoría de los argentinos. Vinieron con el pretexto de instaurar el orden y acabar con la violencia y desataron una represión masiva, atroz e ilegal acarreando un drama tremendo para el país, cavando un foso de sangre deliberadamente impulsado por algunos grupos privilegiados, con el designio de enfrentar definitivamente a las Fuerzas Armadas con el pueblo argentino, a fin de entorpecer o impedir la viabilidad de cualquier futuro gobierno popular. Vinieron con el pretexto de imponer la paz e incitaron a la guerra, hasta que, usando las aspiraciones más legítimas y sentidas por todos los argentinos, se embarcaron irresponsablemente en el conflicto de las Malvinas.

(…)La crisis de autoridad sólo será resuelta restableciendo la autoridad, es decir la capacidad para conciliar, la aptitud para convencer y no para vencer. Tendremos autoridad porque seremos capaces de convencer, porque estamos proponiendo lo que todos los argentinos sabemos que necesitamos: la paz y la tranquilidad de una convivencia en la que se respeten las discrepancias y en la que los esfuerzos para construir que hagamos cada día no sean destruidos mañana por la intolerancia y la violencia. Proponerse convencer sólo tiene sentido si estamos dispuestos también a que otros nos puedan convencer a nosotros, si aseguramos la libertad y la tolerancia entre los argentinos. Proclamamos estas ideas no sólo porque nos parecen mejores sino -y sobre todo- porque sabemos que constituyen el único método para que los argentinos nos pongamos a construir de una vez por todas nuestro futuro. Esto es, simplemente, la democracia.”

El 10 de diciembre de 1983 quedó grabado para siempre en la historia como la fecha en que los argentinos recuperamos nuestra democracia. Para recordar este momento histórico compartimos una producción de Canal Encuentro: “Escenas de la historia de un país-1983: el regreso a la democracia.”

1983: el regreso a la democracia – Programas – Canal Encuentro
Serie 1983: el regreso a la democracia

Pensar la Democracia: treinta ejercicios para trabajar en el aula.
Este material fue elaborado por el Ministerio de Educación de la Nación, con motivo de conmemorarse los 30 años de Democracia.Se trata de un material que tiene por objetivo acompañar y facilitar la tarea docente para enseñar un tema desafiante de nuestra historia que, además, implica de lleno a nuestro presente. El libro propone treinta ejercicios, textos breves que vinculan y ponen en contrapunto dos acontecimientos precisos de las últimas tres décadas (frases, consignas, leyes, hechos, fechas, movilizaciones, objetos, canciones, películas, nombres propios, historias de vida, etc.) que permiten reflexionar sobre distintas facetas de la experiencia democrática argentina iniciada en 1983. Además, incluye una serie de ejes temáticos y temporales para leer los ejercicios, propuestas de actividades y una convocatoria a que las instituciones educativas elaboren sus propios ejercicios sobre estos años de vida democrática en las distintas regiones del país.

Publicado el:

lunes 10 de diciembre de 2018

Autor:

  • Rivollier Yanina

Nivel:

  • Secundario

Temática

  • Derechos Humanos

La escuela hace Memoria

La escuela hace Memoria

Compartimos un recurso del Programa Educación, Derechos Humanos y Memoria Colectiva, del CGE; en el cuál se invita a recordar el Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas. Éste fue establecido el 30 de Agosto de 2010, por iniciativa de la Asamblea General de las Naciones Unidas.

La fecha constituye un aporte al fortalecimiento de la conciencia mundial sobre la persistencia de la práctica de la desaparición forzada de personas -catalogado como crimen de lesa humanidad por la OEA y la ONU-, y se inscribe en el permanente reclamo de los organismos de Derechos Humanos para prevenir y erradicar toda forma de autoritarismo.

El proyecto de Convención Internacional para la protección de todas las personas contra las desapariciones forzadas fue aprobada en la sesión del Consejo de Derechos Humanos de la ONU realizada en Ginebra, Suiza; el 29 de junio de 2006, sesión que contó con la presencia de Marta Ocampo de Vásquez.

la memoriahace escuela de cristina schwab

Publicado el:

viernes 1 de septiembre de 2017

Autor:

  • Cristina Schwab

Nivel:

Área Curricular

Temática

Tipo de Recurso

Cooperativas escolares

En1992, Naciones Unidas deciden dedicar el primer sábado de Julio de cada año, para dar visibilidad y celebrar los aportes de las cooperativas al desarrollo sustentable de actividades humanas.

El cooperativismo tiene una larga historia, en el mundo y en nuestro país como movimiento tendiente a ofrecer una alternativa al modo de producción del sistema capitalista. Nace de los principios de solidaridad y colaboración entre las personas que son parte de la historia de la humanidad.

Por eso, a las cooperativas, asociaciones y mutuales se las llama empresas de economía solidaria.

Para definirla, la Alianza Cooperativa Internacional propone que “una Cooperativa esa una asociación autónoma de personas que se han unido voluntariamente para hacer frente a sus necesidades y aspiraciones económicas, sociales y culturales comunes por medio de empresa una de propiedad conjunta y democráticamente controlada”.

En 1992, las Naciones Unidas decidieron dedicar el primer sábado de julio de cada año para dar visibilidad y celebrar los aportes de las cooperativas para el desarrollo sustentable de actividades humanas. Con la idea de que aprender a discutir escuchando las voces diversas, los distintos puntos de vista, y construir juntos desde la diferencia, con objetivos comunes, es vital para alcanzar el mundo donde podamos convivir todos, aun en el disenso.

En ese sentido, los principios del cooperativismo aportan valores para la vida en comunidad. La Cooperativa de Diseño, integrada por siete diseñadoras de distintas áreas (diseño industrial, gráfico, etc.), los plasmó en la siguiente imagen.

Haciendo una cooperativa
Hay muchos modos de constituir una cooperativa en función de su objeto social; es decir, qué necesidad se proponen satisfacer.

El Instituto Nacional de la Economía Social l las categoriza así: Agropecuarias, de Trabajo, de Provisión (médicos, taxistas, comerciantes, transportistas, farmacéuticos, etc.), de Provisión de Servicios Públicos (energía eléctrica, agua potable, teléfono, gas, etc.), de Vivienda, de Consumo, de Crédito, y de Seguros.

Las cooperativas escolares son una forma particular de las cooperativas de trabajo, por el entorno donde se crean y crecen; y están respaldadas incluso, por la Ley Nacional de Educación 26.206/2006, en su artículo 90: “El Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología promoverá, a través del Consejo Federal de Educación, la incorporación de los principios y valores del cooperativismo y del mutualismo en los procesos de enseñanza aprendizaje y la capacitación docente correspondiente. Asimismo, se promoverá el cooperativismo y el mutualismo escolar”.

Las cooperativas funcionan de una manera particular. Los asociados deben cumplir con la constitución de un Consejo de Administración de 3 miembros, elegidos por los asociados: Presidente, Secretario, Tesorero (como mínimo). El Consejo y los asociados se reúnen en Asamblea, máxima autoridad que expresa la voluntad de todos. Además, necesitan a los Síndicos, (titular y suplente), que son quienes revisan lo actuado por el Consejo de Administración.

Las cooperativas escolares necesitan -para crearse y funcionar- recursos: un grupo de alumnos con inquietudes comunes, docentes, los directivos de la Escuela (recursos humanos:). Después, ingresos: cuotas sociales, excedentes no repartidos, donaciones particulares y subsidios no reintegrables (económicos) y definir materialidades: un espacio de trabajo, material didáctico, biblioteca, muebles, accesorios, etc. (físicos)

¿A qué actividades puede dedicarse una cooperativa escolar?

Cada comunidad educativa tiene necesidades -y posibilidades- distintas, pero a modo de ejemplo podemos enumerar actividades que se pueden desarrollar cooperativamente:
– Consumo (venta de elementos escolares y golosinas)
– Manualidades y Artesanías
– Artísticas (teatro, títeres, música, etc.)
– Granjeras
– Crédito
– Para viajes de estudio
– Medios (radio escolar, periódicos, etc.)
– Biblioteca
– Fabricación de dulces, conservas, etc.
– Toda otra actividad afín con el entorno de la escuela o comunidad.

A ello se le puede agregar todo tipo de trabajos grupales: cursillos, jornadas, paneles, mesas redondas, solidaridad social, intercambios culturales y educativos con otros niños y jóvenes a distintos niveles, etc.

¿Y si hacemos una cooperativa en la escuela?
Les proponemos, antes de empezar, ver el video “El equipo pequeño”, como disparador del trabajo e introducción a la idea de cooperación.


-Buscar experiencias de cooperativas (de cualquier tipo) de la zona, y analizarlas.
-Detectar un objeto social relevante para la escuela (o la comunidad)
-Revisando las nociones de cooperativismo y los tipos de cooperativas, realizar un proyecto de cooperativa dentro de la escuela o el grado.
-Analizar los requisitos para llevar a cabo la constitución de la cooperativa.
-Leer y completar el modelo de estatuto de las cooperativas escolares.
-Elegir nombre de fantasía y diseñar un logo.

Al finalizar la actividad, compartir con los compañeros lo que han aprendido de la experiencia y… A cooperar!

Publicado el:

viernes 1 de julio de 2016

Autor:

  • Cristina Schwab

Nivel:

Área Curricular