El hombre que pensó al hombre

El pasado 30 de abril nos dejó Ernesto Sábato. Su legado no puede circunscribirse sólo al mundo de las letras, ya que también es invalorable su labor en torno a los Derechos Humanos. Desde @prender quisimos rendirle un humilde homenaje.
Video Ernesto Sabato

Ernesto Sabato nació en Rojas, provincia de Buenos Aires, en 1911; hizo su doctorado en Física y cursos de filosofía en la Universidad de la Plata; trabajó en el Laboratorio Curie, y abandonó definitivamente la ciencia en 1945 para dedicarse a la literatura.
Ha escrito varios libros de ensayos sobre el hombre en la crisis de nuestro tiempo y sobre el sentido de la actividad literaria: "Uno y el Universo", "Hombres y Engranajes", "El escritor y sus fantasmas" y "Apologías y Rechazos". Sus tres novelas-"El Túnel"(1948), Sobre héroes y tumbas (1961), y “Abaddón el exterminador“(1974)- recorrieron el mundo.
En 1983 fue elegido presidente de la Comisión Nacional de la Desaparición de Personas, creada por decisión del Presidente de la Republica Argentina, Raúl Alfonsín. Fruto de las tareas de esta comisión fue el sobrecogedor volumen "Nunca Más", conocido como "Informe Sabato".

Reflexiones en torno a la educación.


En su ensayo, "Apologías y Rechazos", Sabato reflexiona acerca de la Educación, rescatamos aquí algunos de sus pensaminentos:

“No soy pedagogo, no soy especialista en educación; pero a esta altura de mi vida me considero especialista en esperanzas y desesperanzas, pues algo he aprendido a través de los golpes que he sufrido, de los errores cometidos, de las ilusiones perdidas; ignoro infinitas cosas, vastos territorios de la tierra y de la geografía me son desconocidos; pero conozco y siento mi tierra, me angustia el destino de mis hijos y de mis nietos, la suerte de mis compatriotas y, sobre todo, la suerte de los chiquitos, que de nada son culpables y a los que no tenemos derecho de legarles un lúgubre universo”

“No enciclopedismo muerto, ni catálogo, ni ciencia hecha, sino conocimientos que se van haciendo cada vez en cada espíritu, como inventor y partícipe de esa historia milenaria. No Información sino formación…”

"Y no pretender enseñarlo todo, enseñar pocos episodios y problemas, desencadenantes, estructurales. Y pocos libros, pero leídos con pasión, única manera de vivir algo que, si no, es un cementerio de palabras”.

“…la verdadera educación tendrá que hacerse no sólo para lograr la eficacia técnica sino también para formar hombres integrales (…) Estoy hablando de esa educación que debería recibir el ser humano en sus etapas iniciales, cuando su espíritu es mas frágil, ese instante que para siempre decide lo que va a ser: si mezquino o generoso, si cobarde o valiente, si irresponsable o responsable, si lobo del hombre o capaz de acciones comunitarias.”

“El ser humano aprende en la medida en que participa en el descubrimiento y la invención. Debe tener la libertad para opinar, para equivocarse, para rectificarse, para ensayar métodos y caminos, para explorar. De otra manera, a lo más, haremos eruditos y en el peor de los casos ratas de biblioteca y loros repetidores de libros santificados”.


“Se comete, por tanto, un grave error cuando se pretende reformar la educación cómo si se tratase de un problema meramente técnico, y no el resultado de la concepción del hombre que le sirve de fundamento, de esos presupuestos que la sociedad mantiene acerca de su realidad y su destino y que, de una manera u otra, definen una manera de vivir y de morir, una actitud ante la felicidad y el infortunio.”

“En fin, habrá que reintegrar la ciencia y la sabiduría, lo que implica una humanización de la técnica, una valoración ética de sus adquisiciones y una condena de la profanación de la naturaleza…”

“La escuela y hasta la universidad deben atender a las necesidades físicas y espirituales de cada una de las regiones, pues el hombre que se pretende rescatar en esta deshumanización que en nuestro tiempo ha provocado la ciencia generalizadora, es el hombre concreto, el de carne y hueso, que no vive en un universo matemático sino en un rincón del mundo con sus atributos, su cielo, sus vientos, sus canciones, sus costumbres; el rincón en que ha nacido, amado y sufrido, en que se han amasado sus ilusiones y destinos”

Valorar recurso:
Resultado:
(0 votos)

Escribir un comentario:

Caracteres disponibles

Comunidad