Aprender en cualquier momento y en cualquier lugar

El denominado aprendizaje móvil se va convirtiendo en una modalidad que, paulatinamente, comienza a marcar prácticas de acceso e interacción con el conocimiento. En este recurso, realizamos algunas aproximaciones conceptuales a esta nueva forma de aprender.


Reconocemos que actualmente las TIC, fundan novedosas formas de producción, validación y circulación del conocimiento.
En este marco, el contexto escolar es objeto de transformaciones constantes y allí, viene a irrumpir también, una nueva forma de promover el aprendizaje impulsada ésta por la presencia cada vez más marcada, de los denominados dispositivos móviles.

Cuando hablamos de aprendizaje móvil o mobile learning, nos encontramos con un concepto en pleno proceso de configuración, sujeto a discusiones y aportes desde distintas perspectivas. Sin embargo, una aproximación conceptual nos permite definir tres rasgos fundamentales para pensarlo:

* La presencia de un dispositivo móvil con conectividad inalámbrica
* El tamaño pequeño y maniobrable de dichas tecnologías
* La relación de estos dispositivos con el proceso de enseñanza-aprendizaje.

En este sentido, el «aprendizaje móvil» o «m-learning» significaría, justamente, una ampliación, una extensión, un desborde de los espacios y tiempos donde los procesos formativos tradicionalmente ocurrían. Se abre entonces ahora, «(…) la posibilidad de aprender en cualquier lugar y en cualquier momento. Entra en juego un nuevo concepto: ubicuidad. Las actividades de aprendizaje se pueden desarrollar independientemente del lugar físico en el que se encuentren las personas.» (Scopeo Nº3, 2011)


Aprendizaje móvil en el aula: algunos puntos de inicio

Aunque aún nos resulte ajeno, el denominado aprendizaje móvil se va convirtiendo en una modalidad que, paulatinamente, va marcando prácticas y experiencias de acceso e interacción con el conocimiento.

Pero ¿por qué incluir los dispositivos móviles en el aula?. Según la Fundación Telefónica en su Guía Mobile Learning, algunas razones o puntos de inicio para dar lugar a esta novedosa experiencia pueden ser, pensar los dispositivos móviles:

* Como material de apoyo y complementario en el aula, trabajando a partir de videos, fotos, lecturas u otros archivos a los que se puede acceder desde el dispositivo móvil.

* Como soporte de ejercitación a partir de aplicaciones multimedia ya prediseñadas, que permiten la realización de actividades que tienen como objetivo profundizar ciertos contenidos trabajados.

* Como tecnología para la producción de materiales educativos, diseñando y confeccionando producciones a través de las herramientas que posee el dispositivo para su creación, publicación y divulgación. Por ejemplo, la realización de un celumetraje y su socialización a través de las redes sociales.

* Como herramienta para potenciar el trabajo colaborativo, explorando herramientas del dispositivo móvil que promueven el trabajo en grupo y la posibilidad de compartir archivos como Dropbbox, Calendarios, Google Docs, Eduloc…

* Como potenciador del trabajo en red con otras escuelas, a través de las redes sociales o aplicaciones colaborativas que permite lograr un mismo trabajo o compartir lo ya realizado con otras instituciones.

* Como una nueva herramienta para promover el aprendizaje informal, promoviendo actividades fuera del contexto escolar a partir de las herramientas TIC que ofrece el dispositivo, como puede ser tomar fotografías, grabar videos o archivos de audio sobre una temática específica.

Valorar recurso:
Resultado:
(0 votos)

Comentarios: (1)

17.12.2015
Smitha953:
El comentario del lector no será publicado ya que este no encuadra dentro de normas acordadas de publicación preestablecidas.

Escribir un comentario:

Caracteres disponibles

Comunidad