Las netbooks en los hogares

El portal educativo del Estado argentino (edu.ar) entrevistó a la mamá de una de las alumnas de una escuela de Buenos Aires que recibió las netbooks de Conectar Igualdad.

Alfabetización digital, igualdad, conectividad, son algunas de las propuestas del programa Conectar Igualdad, que hacia fines de 2012 espera proveer a alumnos y docentes de escuelas secundarias, especiales, técnicas y agrotécnicas e institutos de formación de una netbook. En el 2011 se estima la distribución de alrededor de 32.800 máquinas en todo el territorio.
na política universal

En Entre Ríos

En el transcurso de 2010, se asignaron netbooks a 23 escuelas de nivel secundario, de las cuales 10 ya las recibieron. En tanto, son 109 las escuelas técnicas que cuentan con la correspondiente asignación y 11 las que ya las tienen en sus aulas. Este año, ya existe un avance importante por parte de las escuelas en la realización de la primera etapa para acceder al programa y está previsto que para 2012, todas las escuelas de nivel secundario e institutos de formación docente reciban sus netbooks.

En el mismo idioma

“Ahora la escuela habla el mismo idioma que mi hijo”, así describió Roxana Castro, la mamá de un alumno de la escuela secundaria Nº 105 Rosario Vera Peñaloza de Oro Verde, la llegada de las netbooks a las aulas de la escuela pública. Aseguró que lo primero que le llamó la atención cuando observó a los chicos trabajando en el aula con las nuevas máquinas fue “el silencio. Cada alumno trabajando, muy concentrado”.

Además, advirtió que a si bien su hijo desde los 7 años tiene acceso a una PC, “está mucho más entusiasmado. Ni hablar de otros compañeritos que no tuvieron esa oportunidad, están super entusiasmados con que les van a quedar para ellos. Esto es un hecho histórico, todos los chicos están en igualdad de condiciones, es algo único. Ni el libro de lectura era para todos, algunos lo tenían y otros tenían que sacar fotocopias. Ahora todos pueden trabajar con la misma herramienta.

Publicado el:

lunes 25 de abril de 2011

Autor:

  • Nicolás Rochi