Entregan aportes por un millón de pesos a bibliotecas populares

Tuvo lugar este sábado en Diamante el XIX Encuentro de Bibliotecas Populares de Entre Ríos, ocasión en la cual se entregaron aportes por un millón de pesos, tal como se establece por ley para la protección de las bibliotecas populares y que constituy

A través de la leyes provinciales 8.092 y 9.094, las bibliotecas populares de la provincia reciben un subsidio destinado a sufragar gastos de personal, mantenimiento y adquisición de material bibliográfico. En este marco, tuvo lugar este sábado en las instalaciones del Teatro Marconi de Diamante, el XIX Encuentro de Bibliotecas Populares de Entre Ríos, donde se entregó 18 mil pesos a cada una de las 47 bibliotecas populares presentes. El acto fue encabezado por la secretaria General del Ministerio de Gobierno y representante del Ejecutivo en la Comisión Protectora de Bibliotecas, Lucila Haidar, y la presidenta de la Comisión Nacional Protectora de Bibliotecas Populares (CONABIP), María del Carmen Bianchi.

Política de Estado
“Es un encuentro que enriquece muchísimo el trabajo de estos lugares”, sostuvo Haidar al hacer uso de la palabra. “Estas iniciativas son una herramienta más, que le significan a los entrerrianos las posibilidades de capacitarse, avanzar y estar acorde a las circunstancias de renovación”

Manifestó luego que “esta gestión ha tomado estos aportes como una política de Estado. Recibimos expresas instrucciones del gobernador Sergio Urribarri de trabajar para regularizar estas entregas”, puntualizó y agregó que “hoy cada una de las bibliotecas recibe la importante suma de 18.000 pesos. Es un aporte fundamental para todas aquellas cosas que se quieran hacer por sobre lo que es la actividad normal de la biblioteca, ya que estas tienen una administración que tiene que ser por si, por eso son populares y por eso la creación es impulsada por las comunidades“.

Impronta de trabajo
“La provincia tomó nota del esfuerzo que hace este grupo de entrerrianos en cada una de las localidades”, afirmó la funcionaria. “Trabajamos codo a codo con el gobernador y el ministro para hacer esta entrega de aportes y tratar de darle regularidad a este extra que tienen” afirmó.

En este marco, enfatizo que “más capacitación, más cultura, un libro, más experiencia, es igual a un entrerriano con más posibilidades. Esta es la lógica que el gobernador nos ha marcado como impronta para que trabajemos” y concluyó: “No debemos dejar que la tecnología venza al libro, ni suponer que el libro no va a poder con la tecnología”.

La importancia de los aportes
A su vez, la subsecretaría de Cultura e integrante de la Comisión Protectora de bibliotecas de la provincia de Entre Ríos, Silvia Viale de Vergara, comentó que “el gobierno provincial propone un apoyo que es el equivalente al duplo del suelo inicial del maestro de grado en forma mensual. El subsidio lo pueden utilizar para pago de personal, equipamiento o mantenimiento de las bibliotecas”.

Por su parte, el vicepresidente de la biblioteca Popular del Paraná, Tristán Uranga, expresó que en su biblioteca tienen “fondos suficientes para lo básico, que es lo que nos garantiza el funcionamiento. Para nosotros son muy importantes los subsidios provinciales, porque nos permiten hacer cosas que de otra manera no podríamos, como compra especial de libros o iniciativas extras del funcionamiento normal. Nos permiten hacer un salto cualitativo en nuestra gestión, podemos poner programas más ambiciosos y generar proyectos que con los fondos propios es imposible”.

Conjunción de la sociedad civil y el Estado
“Las bibliotecas populares son muy importantes porque son la conjunción de los publico y lo privado, de la sociedad civil y el Estado que las protege sin meterse en ningún tipo de control ideológico o político. Eso hay que validarlo” afirmó Uranga. En cuanto a la era de la tecnología, sostuvo que “las bibliotecas han tenido de reinventarse, hay muchas cuestiones tecnológicas que tuvimos que incorporar. Por ejemplo, en nuestra biblioteca tenemos internet inalámbrico, entonces la gente puede ir con sus computadoras y estar conectados. También vemos que la sala de lectura, que normalmente era algo muy silencioso, se está convirtiendo, por demanda de los usuarios, en una zona de intercambio. A la gente le gusta ver que lee el otro, es un lugar de intercambio”, reiteró.

Por último el bibliotecario invitó a una noche en piyamas que “estamos organizando para el próximo viernes, una noche para que vayan padres y nos ayuden a reeditar la lectura antes de dormir. Todo esto es posible, gracias a este fondo extra como el que hoy nos entregan”.

Publicado el:

lunes 15 de noviembre de 2010

Fuente:

  • Prensa Gobierno

Autor:

  • Miguel Noguera