Enseñar a comer sano

La primera infancia es el momento ideal para que los chicos aprendan a tener una dieta variada y a disfrutar de todos los alimentos; cómo evitar los malos hábitos y la comida chatarra.

El licenciado en Psicopedagogía, Francisco Moreno, da algunos útiles consejos para inculcar hábitos alimenticios saludables a los chicos, recordando que la infancia es el momento de la vida en el que adquirimos la base de nuestras costumbres.

Para comenzar, el especialista remarca que “un niño que desayuna a diario, hace cinco comidas al día y come pescado, fruta y verdura, será un adulto que abogue por una dieta variada y saludable. Por eso, nuestra labor como padres será educarlos tanto en calidad como en cantidad” y confiesa saber que no es una tarea fácil, pero que con “ingenio y paciencia” puede lograrse.

Algunos consejos:

*Realizar un menú semanal es una buena opción, pero este debe ser organizado no sólo por los padres sino con la participación de los chicos. Si un día hay un plato que no les gusta mucho, para otro día de la semana, pueden proponer uno que sí disfruten.

* Es importante presentarle los alimentos de la forma más atractiva posible. No es lo mismo un plato de verduras hervidas que una tarta de espinacas con queso gratinado. Al igual que podemos iniciar a los chicos en la buena costumbre de comer pescado con unos bastones de merluza dorados en el horno.

* Es un gran error dejar que los chicos coman frente al televisor. Se distraen, dejan enfriar la comida en el plato y pierden, además, un buen momento familiar. Lo ideal es sentarse con los chicos a la mesa y charlar con ellos sobre sus juegos, su día, sus actividades en el jardín de infantes.

* Si bien todos los chicos piden desde muy pequeños consumir gaseosas, hamburguesas, papas fritas y golosinas al por mayor, no hay que darles rienda suelta en la ingesta de estos productos. Esto no significa prohibirlos, sino compartirlos en familia en un día de fiesta, en una salida especial o como un premio de fin de semana.

Publicado el:

martes 21 de diciembre de 2010

Fuente:

  • Infancia Hoy

Autor:

  • Miguel Noguera