El laboratorio en el aula aumenta el interés de los alumnos

Un informe del Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC), sobre un programa del Ministerio de Educación de la Nación que se lleva a cabo en el país, concluyó que con experimentos prácticos en clase, aume

Para muchos establecimientos ubicados en regiones vulnerables, contar con los elementos necesarios para que la teoría se vuelva práctica es una tarea casi imposible. Pensando en ello, la cartera educativa nacional junto a la empresa Sangari Argentina, lleva adelante el programa CTC, Ciencia y Tecnología con Creatividad, en 62
escuelas públicas de las provincias de Buenos Aires y Tucumán, en la franja de cuarto y quinto grado.

Merlina Furman, coordinadora científica de Sangari Argentina, explicó que “la idea es mejorar lo que se hace en educación en ciencias en la Argentina, poniendo a los chicos y a los maestros en situación de investigar juntos problemas de la naturaleza, a hacerse preguntas e ir investigando distintos temas como electricidad, las mezclas, los materiales, el cuerpo humano y la astronomía”.

Para ello, la empresa distribuye en las escuelas adheridas al programa libros para cada uno de los alumnos y un pack de materiales para llevar a cabo los experimentos, así como manuales a los docentes y capacitación continua. “Con los chicos fue inmediato el éxito, en el sentido de que las clases que se proponen invitan a investigar con materiales, con fenómenos que ellos van explorando, y eso es muy fascinante para los chicos desde el día1”, relató Furman.

La tarea de inclusión de la nueva metodología fue, en cambio, más difícil con los docentes. “Con los maestros al principio nos pasó que decían: ‘Bueno, esto es muy lindo, muy innovador pero no estoy seguro si va a funcionar con mis chicos en mi escuela’. Esto fue la primera vez, y al segundo encuentro se preguntaban cómo
seguimos, con qué temas”, señaló la experta.

En ese sentido, destacó que uno de los comentarios más escuchados fue: “Me di cuenta que mis chicos pueden hacer un montón de otras cosas nuevas que no veníamos haciendo”. El programa se encuentra en funcionamiento en el país desde 2009.

Según las conclusiones del CIPPEC, para los docentes de las dos provincias involucradas la capacidad y el interés de los alumnos aumentó en un 89,7% desde el inicio del programa. En tanto, destacaron que se logró terminar con los contenidos asignados en tiempo y forma, se revirtieron los problemas de indisciplina en clase, aumentó la participación en clase, los padres comenzaron a involucrarse más en las tareas de los niños y se detectaron mejoras en la dinámica del trabajo en grupo.

Publicado el:

lunes 20 de diciembre de 2010

Fuente:

  • Infobae.com

Autor:

  • Miguel Noguera