El Instituto Balseiro premió a jóvenes emprendedores

Finalizó una nuevo edición del concurso de planes de negocios de base tecnológica organizado por la unidad académica. Se tuvo en cuenta el grado de innovación del proyecto, el corto tiempo de lanzamiento al mercado y el potencial de crecimiento.

El Instituto Balseiro (IB), unidad académica interdependiente de la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y de la Universidad Nacional de Cuyo (UNCUYO), premió a jóvenes emprendedores en el marco del concurso de planes de negocios de base tecnológica IB50K.

Este certamen propone un gran desafío para alumnos universitarios y profesionales del país, que generen proyectos con aplicación concreta en el corto plazo. En la edición 2010 se presentaron 17 trabajos que fueron evaluados por 26 destacados tecnólogos, investigadores y expertos en economía y negocios.

El jurado evaluó el grado de innovación, el corto tiempo de lanzamiento al mercado y el potencial de crecimiento. Los ganadores recibieron un premio en efectivo, que consistió en 30 mil dólares para el primer puesto, 15 mil para el segundo y cinco mil para el tercero.

Los distinguidos

El máximo galardón se lo llevó el trabajo Microviscosímetro de Sangre del Instituto Balseiro, Universidad Nacional de Cuyo, que plantea la producción de un viscosímetro para análisis clínicos, especialmente desarrollado para neonatología, que a diferencia de los convencionales utiliza sólo una gota del fluido, desarrollado con micro y nanotecnología. El negocio proveé los insumos necesarios para su uso en centros de salud de Argentina y de otros países.

El segundo puesto fue para el proyecto de desarrollo de un bioreactor de uso único para la proliferación de Stem Cells Hematopoyéticas apto para trasplante de médula ósea, realizado por la Universidad Nacional del Sur. Este equipo mejora la productividad con respecto a los tradicionales y suma la función de descongelamiento seguro de unidades de sangre, con bajos costos.

Por último, el tercer lugar lo compartieron el programa de Software de Simulación del Proceso de Rotomoldeo Plástico, de la Universidad Nacional de Mar del Plata, y el trabajo de Semáforos Independientes Autoabastecidos, de la Universidad Nacional de Cuyo. El primero permite asistir al diseño de piezas complejas reduciendo los tiempos y costos asociados al método de prueba y error de modo que pueda predecir propiedades finales.

El segundo busca implementar tecnología a los semáforos que permite convertirlos en un sistema de control de tráfico capaz de reducir el consumo eléctrico, mejorar la sincronización y adaptarse a los cambios estacionales de tráfico, entre otros beneficios.

Publicado el:

miércoles 15 de diciembre de 2010

Fuente:

  • Canal Ar

Autor:

  • Miguel Noguera