El futuro del libro electrónico: con pantalla táctil y a color

La megalibrería Barnes & Noble empezó a vender en los EE.UU. el Nook Color, su apuesta contra el Kindle, de Amazon. Viene con el sistema Android y algunas aplicaciones especiales. Es ideal para leer revistas o libros de ilustraciones. Una completa re

os e-book readers o dispositivos lectores de libros electrónicos como Amazon Kindle hacer furor esta temporada en los Estados Unidos. Pero en cinco años, se verán tan absurdamente primitivos como la Commodore 64.

“¿Te acordás de aquellos prehistóricos lectores de libros electrónicos?– diremos–. Usaban pantallas de tinta electrónica: texto negro sobre fondo gris. Sin color. Sin pantalla táctil. Y cada vez que dabas vuelta la página, tenías ese raro destello negro-blanco-negro. ¿Podés creer que alguien quisiese comprarlos?”.

Bien, es tiempo de progreso. El nuevo Nook Color (US$250, en los Estados Unidos) de Barnes & Noble es el primer lector de e-books de una firma importante que trae pantalla color táctil. Tiene aspectos confusos, pero es años luz mejor que el Nook lento, blanco y negro, de funcionamiento errático, del año pasado. (La compañía dice que el último Nook fue diseñado por un equipo nuevo, con sede en Silicon Valley y compuesto, en su mayor parte, por ex empleados de Palm).

El hardware es atractivo. Es una tableta de 8 x 5 pulgadas (20cm x 13 cm), de media pulgada de grosor (menos de 1,5 cm), con un borde de aluminio y la parte trasera revestida en goma. Tiene un triangulo recortado en el extremo inferior izquierdo, por donde se puede pasar el dedo. Se trata de un detalle original de diseño, aunque quizás también sirva para enganchar a su llavero.

Este Nook pesa 450 gramos, y se encuentra entre el Kindle (casi 250 gramos) y el iPad (750 gramos aprox.). La pantalla color significa que usted tendrá que recargar la batería cada pocos días, en lugar de cada pocas semanas, como la versión anterior. Las animaciones son algo entrecortadas, y la pantalla a menudo no “responde” cuando se la toca por primera vez. Pero, por lo demás, el Color Nook es suficientemente veloz.

Con respecto a la pantalla táctil, ¿sabe una cosa? Todos los lectores de libros digitales deberían tener pantallas táctiles. Una vez que, con un toquecito, usted abre un libro, desliza el dedo para pasar de página y arrastra su dedo por la barra de ajuste de brillo, usar un joystick para mover el cursor o una pantalla de tinta electrónica parece indirecto y anticuado.

La pantalla color es brillante y hermosa. Las revistas, por caso, lucen espectaculares. Usted puede suscribirse a cualquiera de 70 revistas (las dos primeras semanas son gratis) o adquirir ejemplares sueltos. Las recibe con todo el diseño, incluidos los avisos publicitarios; es grandioso.

Obviamente, no le resultará posible leer una revista de tamaño completo cuando está reducida a una pantalla de 7 pulgadas (18 cms). Podrá navegar como en un iPhone: usando dos dedos para acercar, y arrastrando un dedo para rotar.

También puede recurrir a la hilera de coloridas páginas en miniatura que se desliza al pie de la pantalla, para una navegación más sencilla. Algunas revistas incluso traen un Article View (Visor de artículo): una columna vertical que se desplaza, que contiene pocos elementos de texto negro sobre blanco, y es fácil de leer. El diseño original de la revista queda debajo para dar contexto.

Los libros para chicos también se benefician enormemente con el color, y reciben un trato especial en el Color Nook. Con sólo tocar el texto en cualquier página, ésta se agranda. Algunos títulos –300 para fin de este año, según la empresa– vienen con un botón llamado Read to Me (Leeme), para que el pequeño lector pueda seguir el libro con una voz grabada. A mi hijo de 6 años le encantó el efecto y me pidió más.

Al igual que otros e-readers, permite la suscripción a diarios; si usted se encuentra en un lugar con conexión Wi-Fi, el periódico llega a su dispositivo automáticamente en mitad de la noche, listo para que lo lea cuando se dirige a su trabajo. Las fotos se ven estupendas en colores. Pero el resto del diario es extrañamente espartano y falto de imaginación, sobre todo comparado con el modo revista, que es tan elaborado. No hay diseño: parece un blog de un principiante.

El color no agrega demasiado a los libros comunes (Barnes & Noble dice que su tienda online, rediseñada de manera muy atractiva, ofrece dos millones de libros. Sin embargo, alrededor de 1,5 millones de esos libros son a menudo oscuros ejemplares escaneados por Google, gratuitos y muy viejos.)

Pero todos los libros se benefician con la pantalla autoiluminante, estilo laptop, del Nook. La rutina de lectura de muchos dueños del Kindle –colocar una luz detrás de la oreja– es cosa del pasado.

Con luz solar también se puede leer el Color Nook, aunque no tan fácilmente como una pantalla de tinta electrónica (El reflejo a veces es un problema, también). La pregunta es: ¿cómo lee más: con luz de día o de noche? Sólo usted puede responder esto.

Esa no es la única decisión que puedo tomar por usted. Otra es: ¿dónde se ubica usted en el tema funciones vs. complejidad?

El Nook Color tiene numerosas funciones. Notas, resaltador, señaladores, definiciones de diccionario al instante, búsquedas rápidas en Wikipedia y Google de una palabra elegida. Se pueden seleccionar partes del texto y postearlas en la cuenta de Twitter o Facebook. (Nook Color tiene acceso online sólo en lugares con conexión Wi-Fi)

El dispositivo viene con un navegador básico de Internet incorporado. Un reproductor de música. Un editor de imágenes y videos. Está equipado con una ranura para memoria MicroSD, para poder expandir el almacenamiento del Nook de 8 gigabytes (6.000 libros) a 40 gigabytes (35.000 libros, lo necesario para albergar la colección completa de James Patterson).

Conserva la función “Lend Me” (Prestame) del primer Nook, pero aún es ridículamente limitada. Usted puede prestar un libro sólo una vez, a una persona, por dos semanas, plazo en el que usted no puede leerlo. (Tampoco puede leerlo mientras su oferta de préstamo está pendiente, es decir, otra semana). Se puede prestar únicamente libros cuyas editoriales hayan dado su consentimiento, algo que pocas han hecho. De los 15 best sellers de ficción del New York Times de esta semana, sólo dos tienen autorización para ser prestados.

Y como sucede con todos los libros electrónicos comerciales, todavía no se puede vender ni regalar un libro al terminar de leerlo.

Este Nook es demasiado personalizable. Dispone de tres “pantallas de inicio”, donde se pueden arrastrar íconos para libros y revistas, y también de un estante de Library (biblioteca), donde se pueden instalar, rotular y llenar nuevos estantes. También es posible cambiar la fuente (de los libros) y también el tamaño del carácter, el ancho de los márgenes, el espaciado entre renglones e incluso el fondo de pantalla. Algunas de las paletas de colores son sorprendentemente relajantes.

Tiene incluso aplicaciones, por Dios. Sí, el Color Nook corre con Android, el nuevo sistema operativo gratuito de Google; pero no, no corre aplicaciones diseñadas para teléfonos Android. Viene con algunas aplicaciones propias incorporadas, como Sudoku, un crucigrama y una aplicación de radio Pandora; la compañía afirma que los programadores pronto podrán escribir otros programas para Nook.

El precio que usted paga es la complejidad. El Color Nook ofrece demasiados comandos de controles emergentes. Está la Quick Nav Bar (barra de navegación rápida), la Status Bar (barra de estado), la Media Bar (barra de medios), la Library (biblioteca), el Daily Shelf (estante diario), y el menú Recent Items (de ítems recientes). Le llevará un buen rato aprender dónde está cada cosa.

El mayor problema, en realidad, es la gran inconsistencia de las funciones que trae. Es como si Barnes & Noble hubiese asignado aplicaciones de lectura de revistas a un equipo, libros a otro, y diarios a un tercero.

Por ejemplo, la imagen de la pantalla rota cuando se gira el Nook 90 grados, pero sólo para revistas y páginas web, no para diarios o libros. Los libros para chicos aparecen sólo en forma horizontal (a lo ancho de la página); los libros para adultos, sólo en forma vertical.

Se puede mantener el dedo sobre una palabra para agregar una nota o buscar una definición, pero sólo en el caso de libros y diarios, no de revistas. Con un sólo toquecito, aparece la hilera de miniaturas de imágenes en la parte inferior de la pantalla, pero únicamente para revistas, no para libros o diarios. Con dos dedos puede hacer zoom en la página de una revista, pero no en una página web, libro o diario. Puede deslizar su dedo en forma horizontal para cambiar de página en los libros, pero para cambiar de página en documentos PDF, deberá deslizar su dedo en forma vertical.

En resumen, el Nook Color no se acerca al refinamiento o consistencia de, digamos, un iPad o incluso un Kindle. Al mismo tiempo, el Nook Color parece más moderno y potente que el Kindle. También da una impresión más de computadora que el lector de libros electrónicos de Amazon, lo cual es tanto una bendición como una maldición.

Sí, dentro de cinco años, nos vamos a reír también de este dispositivo lector, pero no con sorna. Cuando desenvolvamos los e-book readers de todos colores y de pantallas completamente táctiles que nos regalen para la Navidad de 2015, recordaremos que este aparato fue el que marcó el camino.

Publicado el:

lunes 20 de diciembre de 2010

Fuente:

  • clarin.com

Autor:

  • Miguel Noguera