Itinerarios por la intimidad del cuaderno de cs. naturales – Saber ciencia es estar alfabetizado

El presente artículo continua con la temática desarrollada en Itinerarios por la intimidad del cuaderno de ciencias naturales elaborado por la Dirección de Educación Primaria.

La escuela representa hoy un espacio irremplazable donde hacer prácticas de toma de decisiones acerca de temas que tienen un fundamento científico.
• Salud, conocimiento de su cuerpo, trato con los médicos
• Reproducción
• Genética
• Aprovechamiento de recursos naturales, elección de productos
• Cuidado del ambiente, conservación, desechos
• Hábitos de consumo
• Riesgos naturales
• Selección y uso de la información científica, entre otros temas.

La enseñanza de las Ciencias Naturales en la escolaridad primaria, debe promover una alfabetización científica, como una propuesta de trabajo en el aula que genere experiencias de aprendizajes significativas, estimulantes y contundentes que conecten la curiosidad y el asombro, y favorezcan el acceso al conocimiento por distintas vías. Abriendo así, a los alumnos, una nueva perspectiva para mirar el mundo, con herramientas para comprender, cuestionar, analizar, debatir y tomar decisiones que les permitirá participar, respetar ideas y construir colectivamente nuevas soluciones a los problemas que se presenten en la vida cotidiana.
La enseñanza de las Ciencias Naturales en la escolaridad primaria, debe hacerse cargo de promover una alfabetización científica básica en los individuos que salen de la escuela obligatoria.

El cuaderno de ciencias contiene:

– un espacio personal, individual, donde el alumno escribe usando el “yo”, el maestro no lo corrige (ni en la forma ni en el contenido). Refleja las ideas que tiene el alumno en el momento en que las escribe. Incluye anticipaciones, hipótesis, representaciones, dibujos y textos, tiene una traza personal.

– un espacio de trabajo grupal, de escritos intermedios, donde se usa el “nosotros”, estos espacios se corrigen con criterios bien definidos, por ejemplo en cuanto al título, a la ortografía y claridad en la expresión, etc. Cada trabajo debe estar identificado con el tema, los interrogantes, la fecha, etc. Se pautan criterios de prolijidad y uso de códigos (como los círculos de colores, la carita feliz para indicar acuerdos, las flechas encontradas para desacuerdos, etcétera).

– un espacio de conocimientos consensuados por el grupo clase y el maestro. Son escritos elaborados colectivamente antes de obtener el estatus de saber, son escritos institucionales. El maestro lo corrige. Contiene conclusiones y resultados que están validados, que se pueden comunicar. Se corrige respecto de la escritura.

– El cuaderno puede contener, también, notas para los padres, sugerencias, programas, etc.

El cuaderno de ciencias como instrumento de evaluación

Los cuadernos de ciencias pueden utilizarse como instrumentos de evaluación de los aprendizajes y/o de la enseñanza.
En relación a los aprendizajes, la evaluación posibilita conocer cómo evoluciona cada niño, revelando lo que conoce, evidenciando sus dificultades en el proceso de aprender y sus posibilidades para superarlas.
La evaluación consiste en un proceso sistemático de recolección de datos, incorporado al sistema general de actuación educativa, que permite obtener información válida y confiable para formar juicios de valor acerca de una situación, en este caso educativa. Estos juicios a su vez, se utilizarán en la toma de decisiones consecuente.
Para evaluar es necesario tener en cuenta no sólo cuestiones de índole técnica, por ejemplo, cómo obtener la información, con qué instrumentos, sino también plantearse opciones de tipo ético como, qué se va a evaluar y por qué, qué se comunicará de los resultados de la evaluación a los padres, a otros docentes, a la sociedad, cómo es conveniente expresar los resultados, entre otros.
La evaluación formativa provee al docente y a los alumnos información permanente acerca de cómo se viene concretando la acción educativa y las medidas correctivas o afirmativas que requiere. Evaluar es interpretar valorativamente los resultados de aprendizaje que se van obteniendo, para regular la enseñanza.
Si consideramos que cada persona tiene un sistema particular de aprender que ha ido construyendo progresivamente, una estrategia didáctica básica en la regulación continua de los aprendizajes es ayudar a los alumnos a ser lo más autónomos posible para que vayan elaborando un modelo personal de acción. La llamada autorregulación de orden metacognitivo pretende básicamente formar a los alumnos en la regulación de sus propios procesos de pensamiento y aprendizaje. En este sentido la evaluación le ayuda a ver dónde han estado sus logros y sus dificultades y le permite reestructurar su acción.
La caracterización que se ha hecho de la concepción de evaluación, como proceso integral, deja clara la dificultad de evaluar al alumno a través de una única técnica y/o de un único instrumento. Si se pretende construir conocimiento acerca de los aprendizajes de los alumnos, es preciso combinar los datos brindados por distintas técnicas e instrumentos. Uno de ellos es el cuaderno de ciencias.
En los cuadernos de ciencias se pueden detectar progresivamente elementos positivos e identificar dificultades que surjan en el desarrollo de la enseñanza, y así regular el proceso didáctico, replanteando algunos aspectos del modelo de enseñanza propuesto, potenciando los positivos y corrigiendo los negativos. Dado que el aprendizaje es un proceso inferido, el análisis de los cuadernos de ciencias ayuda a detectar evidencias de la marcha de este proceso.

Algunas sugerencias para el análisis y evaluación de los cuadernos de ciencias

El maestro puede seleccionar el cuaderno de un alumno por grupo, para hacer su seguimiento durante un determinado tiempo. De esta forma tendría una muestra de 5 ó 6 cuadernos de distintos alumnos cada vez, sobre un total de 25 ó 30 alumnos.
Para relevar la información a registrar, tendrá en cuenta criterios definidos con anterioridad, consignando por escrito en el cuaderno, a modo de retroalimentación los comentarios que considere pertinentes.
El maestro puede hacer un registro de información relevada de cada cuaderno cada 15 ó 20 días. Para ello, puede utilizar una ficha por alumno o bien su cuaderno o carpeta personal (“reflexionario”).
Periódicamente, por ejemplo cada 45 ó 60 días, elaborará un informe escrito como resultado del análisis realizado de lo observado en los cuadernos. Esos informes serán insumos para las reuniones con otros docentes, en las que se discutan las observaciones e interpretaciones realizadas, la necesidad de modificar cronogramas de la enseñanza, de fortalecer ciertos aspectos, desarrollar nuevas estrategias didácticas, hacer apoyos específicos, etcétera.

Leer el artículo anterior.

Publicado el:

lunes 4 de diciembre de 2017

Fuente:

  • Técn. Docente Área Cs Naturales

Autor:

  • Carolina Stang

Nivel:

  • Primario

Área Curricular

  • Cs. Naturales

Tipo de Recurso

  • Documentos Institucionales