Construir una comunidad de cuidados

Construir una comunidad de cuidados

Desde la Coordinación de Políticas integrales de cuidado en el ámbito educativo, queremos que sepan que estamos para acompañarlos y les hacemos llegar un abrazo, que esperamos puedan dárselo entre los que habitan en casa.

LOS DESAFÍOS DE CONSTRUIR UNA COMUNIDAD DE CUIDADO: FAMILIA, VÍNCULOS Y TAREA ESCOLAR 

 

Quien pudiera 

cantar una canción cualquiera,

sencilla

como el agua de la canilla.

Canción que pronto se olvida

pero dura toda la vida.

(Cantar canciones –Maria Elena Walsh)

 

EL CUIDADO MUTUO. Qué podemos aprender en ésta situación?

Las medidas sanitarias implementadas a nivel nacional, que se traducen en  expresiones como #QuedateEnCasa, van movilizando infinidad de situaciones en todas las familias. Las circunstancias nos desafían a encontrar sentidos, a reordenar prioridades en nuestra vida personal, familiar y colectiva.

En este sentido, la familia es una comunidad, en la que -entre otras cosas- aprendemos a cuidar. Es importante que  los adultos, quienes tienen principalmente la responsabilidad del cuidado,  puedan desarrollar o fortalecer aquellos recursos que permitan transitar lo más saludablemente posible esta medida preventiva. A lo largo de la cuarentena es posible (y esperable) que los miembros de una familia  (o grupo conviviente circunstancialmente en la cuarentena) atraviesen o estén atravesando por distintos momentos y estados emocionales. El clima familiar y los vínculos pueden verse afectados y la convivencia se altera. Se puede experimentar: 

  • Ansiedad, irritabilidad o tensión,
  • Sensación de peligro, y/o pánico 
  • No poder dejar de pensar en la enfermedad o en la preocupación por enfermar. 
  • La necesitad de estar permanentemente viendo u oyendo informaciones sobre el tema dificultándose el interés en otras cuestiones. 
  • Que cuesta concentrarse o realizar tareas. 
  • La dificultad de conciliar el sueño y luego del dormir se tiene la sensación de no haber descansado. 
  • Preocupación por las dificultades que se presentan para la satisfacción de las necesidades del grupo familiar 
  • Incertidumbre ante el futuro.
  • Desesperanza.
  • Impotencia, por lo que no podemos o no sabemos hacer en esta situación. 
  • Desgano y aburrimiento.

Frente a este panorama potencial es necesario recordar que somos  los adultos los que contamos con las herramientas necesarias para pedir ayuda y apoyo frente a estas sensaciones posibles, de esta manera estar disponibles para acompañar a los niños, niñas y adolescentes. Para colaborar con ello, compartimos las siguientes recomendaciones:

Esta es una oportunidad para volver la mirada hacia nosotros y los nuestros, si los adultos estamos disponibles podemos encontrar el momento para disfrutar estando juntos y volver a compartir las simples cosas del cotidiano, mirar fotos, escuchar canciones, leer un cuento, enseñar a construir un barquito de papel, descubrir formas en las nubes. Esto crea un entorno de seguridad, los niños, niñas y adolescentes necesitan saber que estamos para protegerlos. Te dejamos también este link de recursos creados desde UNICEF y Paka-Paka para acompañar con cuentos e información clara y confiable.

Descargas

hablemos de covid-19 con las y los adolescentes (pdf)

Publicado el:

martes 14 de abril de 2020

Autor:

  • Coordinación de Políticas Integrales de cuidado en el ámbito educativo

Nivel:

  • Secundario

Área Curricular

  • Cs. Sociales y Humanidades